Los malos clientes se pierden por precio; y los buenos, por mal servicio.

David Gómez