Tasting Room, muestras de vino personalizadas

No se trata de lo que vende, sino de cómo lo vende

Tasting Room wine

Cuando pareciera que todo está inventado, siempre aparece una nueva forma de resolver la misma necesidad. Cada vez más, las innovaciones no están en el producto, sino en la forma como éste se comercializa y posiciona en el mercado.

Es convertir lo cotidiano en extraordinario. Como la editorial Il Battello a Vapore que convirtió los tradicionales libros infantiles en libros sorpresa para la época de pascua (al estilo de los huevos sorpresa); o Granja del Sol que transformó el consumo de milanesa de pollo en un snack para tostadora en 3 minutos de cocción con su marca Listtos.

Muestras de vino personalizadas

En este caso, Tasting Room desarrolló todo un modelo de negocio a partir de una experiencia personalizada. ¿Su diferencial? Son los únicos que tienen una máquina para embotellar vino en mini-botellas. Utilizan su diferencial en tecnología para diseñar una experiencia diferente. (El diferencial nunca es la tecnología sino la experiencia derivada de ella). La punta de lanza de la estrategia es el muestreo, por encima de aspectos secundarios como las marcas y los tipos de vino, algo que todos dicen.

El diferencial en acción

Al ser los únicos que tienen la capacidad técnica de embotellar muestras sin perder la calidad, basan su estrategia en la selección inicial de los gustos de cada cliente cuando prueba cada marca. Así funciona el proceso:

Califique su kit – Pruebe seis diferentes mini-botellas de vino y díganos cuáles le gustaron más.

Construya su propio perfil  – Reciba un perfil personalizado que detalla los estilos y sabores de su preferencia.

Envíos personalizados – Reciba en su puerta botellas de tamaño normal que cuadran perfecto con su paladar.

Califique continuamente – Califique los vinos que recibe para perfeccionar su selección en el tiempo.

Proceso Tasting Room

Construcción de experiencias

Recuerde el principio: No se trata de lo que vende, sino de cómo lo vende. Cualquier negocio puede transformarse, recreando sus historias y generando experiencias memorables. La diferencia está cada vez menos en los productos y servicios, los cuales tienden a estandarizarse; sino en los múltiples caminos para posicionarse distinto. Las fuentes de diferenciación son inagotables.

Autor de Detalles que Enamoran, Bueno, Bonito y Carito, El día que David venció a Goliat y Facebook Toolbox. Antes de fundar Bien Pensado trabajó para compañías como Coca-Cola, DuPont, Avery Dennison, Varta Rayovac y el Grupo Latino de Publicidad. Administrador de Empresas, Especialista en Psicología del Consumidor y MBA. Colombiano, lector compulsivo, testarudo por naturaleza y optimista por convicción. www.DavidGomezGomez.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *