Tesoros Nativos: Al rescate de las papas ancestrales y los tesoros alimentarios perdidos

Esta es la historia de una empresa que le debe su aventura a la papa y que se diferencia por ser la experta en tipos nativos gourmet

Al mejor estilo de Indiana Jones y reemplazando el legendario sombrero que acompaña el látigo del aventurero, por una ruana y un azadón, se levanta la familia de Tesoros Nativos, los expertos en papas ancestrales. El conocimiento milenario al servicio de los restaurantes.

Llevan nueve años en el mercado haciéndole antropología a la papa y estimulando el consumo de distintos tipos de este tubérculo para abrir mercados gourmet con papas de colores. Nos concedieron una entrevista y vamos a conocer su historia, pero primero haremos una pequeña introducción.

¿De dónde sale Tesoros Nativos?

La idea original de esta empresa es del señor Pedro Briceño González, un boyacense que en medio de una crisis buscó alternativas, y entre ellas estaba recuperar la comida de sus ancestros, de sus antepasados, alimentos que contaban con papas de colores. Si señor, papas de distintas tonalidades en color, como veremos más adelante.

Encontraron en Boyacá, La Alcarrosa (Turmequé), La Quincha (Ventaquemada), La Pachanegra, La Chivos (Samacá), La Andina en Cundinamarca. También La Mora (Tausa) y en el Distrito Especial de Bogotá, La Punto Rojo (Usme), entre muchas otras. En total, Tesoros Nativos tiene identificados y sembrados sesenta materiales de papas nativas, de las 750 que ha identificado Corpoica en todo el país.

El siguiente paso de estos buscadores del sabor original fue iniciar una indagación de mercados en restaurantes de alta categoría en Bogotá, luego industrializarlas con el nombre de Papas Andinas (producto lanzado en Agroexpo) bajo el eslogan: El Rescate de las Papas Perdidas.

Además de lo descrito, Tesoros Nativos trabajan con un componente social que beneficia a pequeñas comunidades campesinas productoras de papas nativas, donde, según su misma filosofía, su principal objetivo es tener familias unidas rescatando y produciendo materiales nativos con el fin de que cada una de ellas se convierta en custodias de semillas originarias.

Imagen cortesía de Tesoros Nativos

El cultivo de las papas ancestrales se hace de forma tradicional y es amigable con el medio ambiente.

Pero dejemos que su representante comercial Judy Briceño, hija del buscador original, Don Pedro Briceño, nos cuente un poco más en detalle su travesía y lo que depara el futuro para la papa milenaria:

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Por qué papas ancestrales, de dónde surge la idea?

Judy Briceño (Tesoros Nativos): La investigación, la idea nace en el 2008 con un grupo de productores de papas de Boyacá, los cuales se preocuparon en recuperar especies de papa nativa ancestrales. Pues el asunto tiene historia: Para los años 40’s se producía papa de colores en abundancia, papas moradas, papas rojas, con terminaciones azules. Entonces ellos se inquietaron por esa recuperación. Nuestra empresa, Tesoros Nativos tiene como lema “El rescate de las papas perdidas”. Entonces, como le decía, ellos se inquietaron y comenzaron a hacer la investigación en el departamento, recogiendo el aporte de muchas personas, de muchas familias que en sus huertas tenían esas papas sembradas pero no la usaban para consumo humano.

He aquí una papa ancestral mostrando con esplendor sus colores.

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Entiendo Judy que la idea es impulsada también por una crisis que hubo con los precios de la papa?

Judy Briceño (Tesoros Nativos): Sí, primero, caída del precio de la papa y segundo que como se sabe, la agricultura en el mundo antes de la Segunda Guerra Mundial era totalmente orgánica, pero con el ingreso de las papas modificadas genéticamente la producción de los pequeños productores se vio afectada y pues el tema de la investigación estaba enfocada a eso, a aumentar su producción e incrementar el tamaño de la papa.

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Cuánto tiempo tardó Tesoros Nativos en consolidarse, en decir, ya somos una empresa?

Judy Briceño (Tesoros Nativos): A principios del 2017 ya estuvimos totalmente consolidados. Ya hemos participado en grandes ferias nacionales del tamaño de Agroexpo, en Medellín, Agrofuturo, en fin, ya hacemos parte del circuito nacional de expositores… Fue este año cuando dijimos “Estamos listos”, ya podemos proveer el producto en fresco y también en chips. Ese es otro valor agregado que le estamos dando a esta variedad de papa, tenerla en esta presentación. Entonces han sido ocho años consolidándonos.

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Cuál fue el primer gran negocio, ese que ustedes recuerdan como el hito de la empresa?

Judy Briceño (Tesoros Nativos): Fue en el 2010. Fue con Harry Sasson… Pues, nos vinimos con mi padre, bueno, él con sus papas comerciales: R12 pastusa en una bolsa y en otra traía sus papas de colores. Entonces, empezamos a tocar puertas de estos restaurantes y resulta que a muchos de ellos les llamó más la atención las papas de colores que las comerciales, porque ellos ya tenían proveedores de las regulares, pero no las de nuestro tipo, les pareció muy interesante y con ellos fue nuestro primer negocio.

Las papas ancestrales dispuestas para el consumo y exhibiendo su colorido

Carlos Ayala (Bien Pensado): Hay un punto de quiebre en la historia de todas las empresas, donde se dicen, esto ya no se pudo más y que generalmente resulta decisivo para el futuro del negocio ¿Cuál fue el primer gran obstáculo?

Judy Briceño (Tesoros Nativos): El nuestro fue cuando quisimos montar nuestra agroindustria. La empresa está dedicada a la producción e industrialización de la papa nativa y en esa etapa empezamos a ver que necesitábamos una planta de procesamiento, y no la teníamos… Para ello requeríamos de maquinaria (Cortadora, freidora, secadora, etc.), queríamos procesar y no teníamos con qué…

Carlos Ayala (Bien Pensado): Una situación compleja, porque ese tipo de emprendimientos requiere una inversión importante ¿Cómo lo solucionaron?

Judy Briceño (Tesoros Nativos): Tocamos puertas… Y gracias al Colegio Agroindustrial Simón Bolívar de Soracá, Boyacá, una institución donde los estudiantes salen con un título técnico del SENA, nos acogieron muy bien. La ingeniera de alimentos Diana Marcela Flórez, nos ayudó en la estandarización de la papa nativa en chips… De verdad fue muy bonito. Es increíble porque ese colegio tiene una planta de procesamiento de alimentos, llegamos, contamos nuestro negocio y nos dijeron, úsenla. Quedamos sorprendidos, porque de primera mano dijimos, “Se nos solucionó la crisis”. En este momento todavía contamos con el apoyo de esa planta, pero hemos venido comprando nuestra propia maquinaria.

Carlos Ayala (Bien Pensado): Dentro del mercado de la comercialización de su producto, ¿cuál es su gran diferencial además de ofrecer una papa de colores?

Judy Briceño (Tesoros Nativos): Nuestro diferencial central es la calidad. Manejamos una producción limpia y amigable con el medio ambiente, aplicando las BPA (Buenas Prácticas Agrícolas), indispensables para que el producto tenga un buen sabor y que los colores sean excelentes. Mire, esos colores son realmente antioxidantes, antocianinas y otros elementos que nos ha arrojado la investigación que hemos venido haciendo. Entonces el consumidor no solo está recibiendo una papa que contiene únicamente almidón sino que tiene elementos realmente nutritivos, que resultan también beneficiosos para prevenir el cáncer y problemas respiratorios.

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Qué se viene para el futuro de la empresa?

Judy Briceño (Tesoros Nativos): Hay que tener en cuenta una cosa y es que esto no solo es un tema de negocios, nuestro legado es intergeneracional, mi padre que es el precursor viene educando a sus hijos para que asumamos roles dentro de esta labor.

De otro lado, para el 2020, Tesoros Nativos será la empresa líder en el abastecimiento de papa nativa de alta calidad a nivel nacional. También quiero recordar que a través de la Secretaría de Desarrollo de Bogotá somos parte del circuito de Mercados Campesinos que se realizan cada 15 días y tenemos varios mercados estables en la ciudad cada ocho días. En Cali empezamos a trabajar el próximo año, pero el gran trabajo es apuntarle a la exportación de la papa en chip para Europa.

Judy Briceño, la heredera de la tradición de Tesoros Nativos, contándonos la experciencia y los diferenciadores de su empresa.

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Qué decirle desde su experiencia a los empresarios que están empezando con negocios de este corte agrícola?

Judy Briceño (Tesoros Nativos): Este tipo de empresas como la nuestra son familiares, entonces el primer círculo de apoyo para empezar es la familia. Nuestra empresa está compuesta por jóvenes entre 19 y 28 años que están involucrados en el desarrollo de la misma, llegando hasta personas de 55 años… El consejo es que debemos promover lo nuestro, ese es un lema para llevar en alto, valoremos, demos a conocer lo propio. En Colombia tenemos una calidad de alimento con una calidad única que debe ser defendida.

Ahora, hay que lanzarse al ruedo, hay que arriesgarse… A nosotros nos tildaron de locos, nos decían que no íbamos para ningún lado. Muchas veces nos señalaron que esas papas de colores eran para los animales, que ir a un restaurante con esas variedades era una pérdida de tiempo.

Tercero, la tenacidad, la unión, el trabajo en equipo son indispensables para sacar adelante grandes proyectos.

Hay que crear ideas y creer en las ideas, eso es fundamental.

Lecciones de Tesoros Nativos para empresarios

Tesoros Nativos es un ejemplo de recuperación histórica para ser tenido en cuenta como modelo:

  1. La historia de cada uno de los productos que desarrollamos es un ítem de valor que en la medida de las posibilidades debe ser usado.
  2. Como en casi todos los casos, las empresas encuentran sus diferenciales usando los recursos que tienen a mano. En este caso, transformar el mercado de la papa tradicional en uno exclusivo.
  3. La solución a las crisis generalmente está al alcance de la mano, usted tarda en resolverla lo que demore en estirarla.
  4. Hay que ser buscadores. No hay motivo para detenerse y dejar de buscar diferenciales. Incluso en los mercados más tradicionales, esto significa morir.
  5. Se deben defender las ideas, pero además hay que nutrirlas y conservarlas hasta que den fruto.

 


Artículos Relacionados

    Periodista e investigador económico de Bien Pensado. Historiador, escritor y autor de novelas (El Instalador-Manual de Levitación Magnética) y cuentos de ciencia ficción (Relojes que no marcan la misma hora) y género negro. Cofundador del movimiento literario Las Filigranas de Perder. Ha estado vinculado a distintos medios periodísticos, y cree profundamente que la historia de una sociedad se transforma reconstruyendo su imaginario a partir de nuevas propuestas narrativas.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    One thought on “Tesoros Nativos: Al rescate de las papas ancestrales y los tesoros alimentarios perdidos

    1. Felicitaciones tengo 62 años y en Gachetá Cundinamarca mi pueblo natal comí de niño papas de colores.
      No sabia de su ejemplar superación y les deseo el mejor de los éxitos.