Aun cuando lo que vendamos no tenga mucha magia, nosotros podemos crear la magia. En este caso, un vendedor de crepes simplemente se personifica para darle un toque especial a su negocio y sacar una sonrisa en la gente. Definitivamente, uno es el mayor diferencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *