Si todas las opciones son iguales, entonces no hay opciones

Si todas las opciones son iguales

El que haya muchos competidores en su mercado no necesariamente es un problema. La mayoría son muy similares entre sí, lo que lo convierte en una gran oportunidad para su negocio. No le preocupe que haya muchos competidores, preocúpese de aquellos que se diferencian.

Con frecuencia presumimos, de manera generalista, que como hay demasiada gente ofreciendo lo mismo que nosotros, nos vemos obligados a bajar el precio y aceptamos fácilmente cualquier presión de un cliente potencial por obtener mejores condiciones.

La mayoría son más de lo mismo

A los ojos del cliente, cuando hay demasiadas opciones, realmente no hay opciones. Piense en ciertos sectores comerciales de su ciudad. Por ejemplo, la zona en que se ubican los negocios que venden muebles. La gran mayoría exhibe y vende exactamente las mismas referencias y los mismos diseños. O las zonas que venden repuestos automotrices. Todos están al acecho de los clientes para ofrecerle «los mejores precios», pues su propuesta de valor no se diferencia. En cada caso, el que haya muchos no significa que haya variedad y mucho menos diferenciación.

Piense en los talleres automotrices. Los hay de distintos niveles y perfiles, pero en cada nivel, todos lucen muy similares. Hay cientos en cada ciudad. Sin embargo, un negocio entendió que aunque hubiera cientos, había oportunidad para resolver algo diferente. Un taller automotriz exclusivo para mujeres. Girls Auto Clinic entendió que no tenía sentido ser uno más del montón compitiendo por precio y ofreciendo lo que todos ofrecen, sino que tenía que resolver algo que nadie más estaba resolviendo. La filosofía de esta empresa es empoderar a las mujeres a través de un servicio especializado y seguro, que adicionalmente capacita en mecánica y ofrece servicios y productos complementarios. Es un taller de mujeres para mujeres. Eso es ser diferente.

Es resolver algo distinto

No necesitamos más negocios. Necesitamos negocios diferentes. Empresas que entiendan los dolores y las necesidades insatisfechas de pequeños (y muy rentables) segmentos de mercado. Los negocios exitosos no son aquellos que pretenden ser todo para todos, sino aquellos que se vuelven indispensables para algunos. Ahí está la diferenciación.