Breve historia de las marcas: Motorola

MotorolaAunque en un mundo como el actual en el que nos encontramos altamente influenciados por la tecnología móvil y de las comunicaciones escuchar el nombre Motorola puede no evocar las mismas emociones y el mismo misticismo que despiertan marcas como Apple o Samsung, lo que sí deberíamos saber es que fue gracias a esta marca que nació la telefonía móvil y se lograron dar los primeros avances de una industria que hoy por hoy pareciera no tener límites.

Si bien en la actualidad la marca no logra reflejar toda la grandeza que le ha precedido y pareciera estar por el momento desempeñándose como un jugador de segundo nivel (estrategia que entre otras cosas ha logrado dar importantes resultados en un panorama competitivo como el que se presenta en la actualidad), sólo basta echar un vistazo a la historia detrás de ella para darnos cuenta de toda su grandeza no sólo como marca sino como un importante protagonista en el mundo de la electrónica y de las telecomunicaciones que le ha dado grandes aportes a la humanidad.

Surgimiento de la empresa

Para Paul y Joseph Galvin, dos hermanos que ya para 1928 habían puesto en marcha un pequeño negocio en el sector eléctrico en el área de Chicago, el éxito como empresarios no tardaría mucho en llegarles; este en realidad, sólo les tomaría dos años alcanzarlo una vez uno de sus empleados se le ocurriera una idea que cambiaría para siempre el rumbo del negocio que además marcaría en adelante el derrotero para la empresa.

Hermanos Galvin

Paul y Joseph Galvin, los fundadores de la empresa

El negocio, que en principio se llamaba Galvin Manufacturing Corporation, tenía una plantilla de cinco empleados y su intención en principio era la de fabricar un eliminador de baterías; un dispositivo que permite a los radios que usan batería funcionar con energía eléctrica. Sin embargo, la cada vez mayor accesibilidad y facilidad para encontrar radios que funcionaban con energía y su accesibilidad irían haciendo obsoleto este dispositivo.

Por fortuna para los hermanos Galvin la ocurrencia de uno de sus empleados daría un vuelco total al negocio revolucionando de paso industrias grandes y en crecimiento como la de los automóviles y la de las telecomunicaciones.

1930: se crea el primer radio para automóviles y con él nace Motorola

En efecto esta idea de la que estamos hablando se trataba de algo que parece obvio hoy en día, sin embargo en aquel momento resultó ser toda una sensación y al tiempo un gran desafío para la empresa teniendo en cuenta que las características de los carros diseñados en los treintas no eran ni mucho menos parecidas a las de aquellos que se fabrican en la actualidad, además que el ruido producido por estos era muchísimo más fuerte.

Elmer Wavering

Elmer Wavering

Todo esto surgió de manos de Elmer Wavering, un empleado de los hermanos Galvin quien observó que durante la época las personas solían salir a ver el atardecer en sus carros, razón por la cual pensaba que sería buena idea que estas pudieran poner música en los coches.

Sin embargo, esto no habría podido llevarse a cabo de no ser por el apoyo que Wavering obtuvo por parte de sus jefes, quienes lo animaron a poner en marcha la idea y llevar a cabo la instalación del primer radio en un automóvil.

De esta forma luego de fabricar el modelo de prueba, que era bastante pesado por cierto, procedieron a instalarlo dentro de un vehículo haciendo que éste finalmente pudiera funcionar en un automóvil en marcha.

De esta forma nació el primer radio para automóvil y con él Motorola.

Origen del nombre

A pesar de ya haber logrado perfeccionar el diseño y funcionamiento del radio, a los dueños de lo que entonces podría considerarse un pequeño taller no se les había ocurrido aún un nombre para el nuevo dispositivo de modo que este pudiera ser comercializado al público. Sin embargo valdría la pena la espera en dar con este pues, para la época, el mismo no pudo resultar mejor. Aprovechando el auge que estaban teniendo diferentes aparatos y dispositivos de audio creados por aquellos tiempos (la mayoría de los cuales hacían uso del sufijo “ola” y entre los cuales podemos citar algunos como la vitrola, la radiola o la rock-ola), fue todo un acierto para los fundadores aprovechar la positiva y fuerte asociación del sufijo con aparatos de audio que además estaban de moda para hacer referencia a su radio dentro del coche.

De esta forma nacería el sello Motorola, y con él, una gran compañía.

Lanzamiento del radio para auto “Motorola”

Afortunadamente para los fundadores de la Galvin Manufacturing Corporation, fue un éxito haber podido probar su producto y alcanzar a bautizarlo justo antes de que se llevara a cabo una convención comercial de vendedores de autos. Y es que a pesar de no haber podido hacerse con un stand para mostrar el producto, sus fundadores sabían que esta era una oportunidad inmejorable para hacer el lanzamiento del mismo que de ninguna manera podían desaprovechar. Por esa razón, decidieron crear su propio espacio en el parqueadero del lugar donde la misma se llevaría a cabo. De esta manera el radio o dispositivo llamado Motorola que podía instalarse en la mayoría de autos de la época fueran nuevos o usados, pronto empezaría a volverse algo que todos querrían tener. Como pasaría con el primer teléfono celular que crearían varios años más tarde, se convertiría en una tecnología sin la que nadie que tuviera un carro podría vivir ya.

El radio Motorola, una innovación que marcaría el destino de la compañía

Radio de dos víasViéndolo por donde se le viera, para la Galvin Manufacturing Corporation el radio para autos Motorola terminaría siendo una innovación más que exitosa si tenemos en cuenta que esta marcaría en adelante el destino de la compañía.

Además del rotundo éxito que estaba teniendo su dispositivo, la compañía y sus fundadores no tardaron en ver que en ese producto había otras posibilidades y formas de aprovecharlo. Fue así como desarrollaron radios móviles de dos vías que inicialmente fueron algo revolucionario que ayudó a modernizar las primeras unidades policiales en Estados Unidos. Más tarde el uso de estos radios se extendería a otros trabajos y oficios y perduraría aún hasta nuestro días.

Desarrollo de nuevos sistemas de comunicación antes del estallido de la segunda guerra

En un viaje que Paul Galvin, uno de los fundadores de la compañía hizo a Europa antes de estallar la segunda guerra mundial, este pudo darse cuenta del creciente poderío militar que había en varias naciones del continente y asimismo se percató de la tensión que había entre varios de los países de la zona. De esta forma sin que el ejército se lo pidiera, dio orden a sus ingenieros para que trabajaran y desarrollaran equipos seguros y confiables que pudieran ser usados por el ejército Norteamericano en medio de una posible confrontación bélica.

Tal y como lo había sospechado Galvin, al poco tiempo de haber dado estas órdenes se daría inicio a la conflagración, con lo cual la compañía, empezaría a proveer equipos de comunicaciones a las tropas Norteamericanas; una unidad emisora y receptora que entonces era la más pequeña y resistente del mundo.

Más adelante la empresa fabricaría el famoso Walkie-Talkie; un equipo que tenía mayor alcance y claridad en la banda de FM.

El trabajo que realizó Motorola para el gobierno Estadounidense constituyó la base de los sistemas de comunicación usados por las empresas después de la guerra. Por ejemplo Ford usó los sistemas de Motorola para conectar cada uno de los departamentos de su fábrica de River Rouge; la factoría más grande que había en el mundo por aquellos tiempos.

1940: El inicio de una nueva era para la compañía

A partir de los años 40 hubo importantes cambios en la compañía. Entre ellos los más importantes fueron la incursión de la empresa en la bolsa en 1943, el cambio de nombre de la compañía pasando de llamarse Galvin Manufacturing Company a Motorola, y su incursión en el campo de la microelectrónica con los semiconductores.

Además de empezar a fabricar sus propios televisores durante esta década (los cuales tuvieron un gran éxito por su precio), Motorola también empezó a incursiona en la fabricación de semiconductores, algo en lo que se convertiría en el productor líder a nivel mundial durante los 70’s.

Por el lado de los televisores estos si bien tuvieron un éxito importante para la compañía, durante los 60 la división encargada de fabricarlos fue vendida a Quasar, una marca que hacía parte del portafolio de Panasonic. De esta forma la marca seguiría presente en los mercados donde era más fuerte y por supuesto seguiría avanzando en aquel campo donde más se había destacado y en el que la empresa había logrado posicionarse desde sus comienzos: las telecomunicaciones.

Finales de los 60 a mediados de los 90: la marca se encuentra a la cabeza en el área de las TIC’s

Si bien Motorola ya era una marca lo suficientemente reconocida en el área de las telecomunicaciones gracias a los importantes aportes que en esta materia había logrado, a partir de finales de los 60 esta lograría consolidar la imagen y reputación que había adquirido ya en sus anteriores años al seguir haciendo historia y revolucionando la industria con nuevos dispositivos que hacían más fácil la vida de las personas.

Motorola estuvo ahí

Anuncio que hace referencia a la presencia de Motorola en la misión espacial del Apolo 11 en 1969

Uno de los hechos que dejan ver la importancia y el peso que tenía la compañía en aquellos tiempos fue haber entrado a formar parte del programa espacial de los Estados Unidos y haber estado vinculado a este durante varios años. Gracias a los equipos de Motorola fue que Neil Amostrong pudo decir sus famosas palabras al mundo mientras pisaba la luna y que los astronautas en varias misiones al espacio podían estar en contacto con su centro de mando en Houston. Bien fuera en misiones tripuladas o no tripuladas, Motorola desempeñó un papel crucial en el programa el cual también le serviría de campo de exploración en la parte satelital.

Paralelamente con el proyecto que desarrollaba al lado de la NASA y el programa espacial, la tecnología de los semiconductores y microprocesadores era en los 80 el núcleo de la empresa. Estos estaban presentes en la mayoría de productos que fabricaba la compañía y asimismo se podían encontrar en automóviles, computadores personales y videojuegos.

Por su parte en lo que se refiere a los productos de consumo, la compañía, que ya había sido pionera en la fabricación de localizadores por radio, tuvo un gran éxito en las ventas de dispositivos portátiles para el envío de mensajes de texto llegando a ser la marca líder en ventas con su marca Bravo.

Beeper Bravo

Modelo Bravo de Motorola número uno en ventas en el mercado de Beepers (también conocidos como Mensáfonos)

Podríamos decir que estos dispositivos serían los predecesores de lo que más tarde serían los teléfonos celulares, un invento que revolucionaria por completo las telecomunicaciones y detrás del cual nuevamente estaría presente la marca como protagonista principal.

1983: Se lanza DynaTAC, el primer sistema de telefonía celular

DynaTAC

DynaTAC, el primer teléfono móvil de la historia

Luego de haber invertido 15 años y 100 millones de dólares para desarrollar su programa de celulares, Motorola logra por fin poner en marcha su sistema lanzando al mercado el DynaTAC 8000x, el primer teléfono móvil de la historia. Lejos de tener alguna similitud con los sofisticados aparatos de este tipo que se pueden conseguir hoy en día, el DynaTAC era un bloque casi del tamaño de un ladrillo cuyo peso era de un kilo y su precio rondaba los US $4.000 dólares. En cierta forma podríamos decir que el DynaTAC de Motorola representaba en ese tiempo lo que hoy significa tener un iPhone de última generación o incluso más que eso. Quizás fue por esto y por su aparición en reconocidas películas como Wall Street más que por otra cosa que terminaría por convertirse en un objeto que muchos querían tener siendo ésta una tecnología que no estaba lo suficientemente desarrollada.

A modo de anécdota que quedó para la historia, Martin Cooper, el inventor de la tecnología y uno de los desarrolladores del producto, realizó una llamada a su rival Joel Engel de laboratorias Bell de AT&T para probar el aparato.

john mitchell y martin cooper

John Mitchell y Martin Cooper, desarrolladores del DynaTAC

Con el mejoramiento de las redes, la introducción de la tecnología GSM (Global Systmes for Mobile Communications) y la tendencia a desarrollar aparatos cada vez más portátiles, Motorola empezaría también a crear nuevos modelos para mantener su posición dominante en el mercado. Fue así como 6 años más tarde la compañía lanzaría su Modelo MicroTAC que era considerablemente más pequeño que su predecesor y en el año 96 el StarTAC, un celular que en América Latina llegó a ser más conocido que los anteriores y ofrecía un tamaño lo suficientemente cómodo.

Aun cuando la empresa seguiría sacando al mercado varios modelos que resultarían tener un gran éxito en ventas y que mostraban cada vez mayores atractivos, Motorola logró mantenerse como líder en el mercado de celulares hasta 1998, año en el cual sería desbancado por Nokia, marca Finlandesa que pasó a hacerse con el dominio del mercado.

Sin embargo para la marca pasar de ser la primera en ventas a ser la segunda no era algo grave si esto se compara con lo que años más tarde tendría que vivir.

La era de los smartphones

Motorola supo liderar junto con Nokia el mercado de los teléfonos móviles aproximadamente hasta mediados de la primera década del 2000, sin embargo compañías como Blackberry inicialmente y posteriormente Apple empezarían a marcar pronto la tendencia en el mercado de smartphones o teléfonos inteligentes.

En medio de un mercado que ya empezaba a mostrar marcadas preferencias por parte de los usuarios en cuanto a diseño y marcas, para Motorola, una compañía que estaba acostumbrada a estar siempre a la cabeza en lo que se refería a tendencias y preferencia por parte de los clientes, el no estar dentro de este grupo y pasar de repente a ser un jugador de segundo nivel fue algo a lo que ésta nunca pudo acomodarse si se tiene en cuenta el nivel de ingresos que estaba acostumbrada a tener en una división como la de los teléfonos móviles.

Fue por este motivo que en 2011 luego de dividirse en dos negocios independientes: uno dedicado al mercado de dispositivos móviles, modems y soluciones para hogares llamado Motorola Mobility y otro b2b enfocado en vender soluciones para empresas y gobiernos llamado Motorola Solutions, la empresa vende la primera a Google en Agosto del mismo año por una cifra cercana a los doce mil quinientos millones de dólares.

Por su parte en lo que se refiere a otras divisiones de la empresa, ya en 2003 la firma se había encargado de dividir la producción de semiconductores creando para ello otra empresa llamada Freescale Semiconductor, y en 2006, había vendido su línea de productos para automóviles a la empresa Continental AG cuando precisamente buscaba potenciar su división de telefonía móvil.

La ilusión de creer estar en la cima

Quizá el mayor error de Motorola habiendo sido el artífice de la telefonía móvil y teniendo unos antecedentes que indudablemente la situaban como una de las compañías líderes en el mercado de las telecomunicaciones, fue pensar que esto duraría para siempre y que ya había tocado el cielo con las manos. Desafortunadamente para la marca, esta ceguera le impidió ver que más allá del nuevo gran descubrimiento que había hecho existían nuevas posibilidades de seguir innovando, con lo cual fue relativamente fácil para otros tomar lo que la compañía ya había hecho y mejorarlo.

Hoy si bien la marca sigue vigente en diferentes mercados, esta no es ni la sombra de lo que llegó a ser años atrás y es probable que muchos no sepan ni recuerden que entre otras cosas fue Motorola la compañía que dio origen a la telefonía móvil. Esto es algo que demuestra que más importante que ser pionero o lograr alcanzar grandes hitos, a menos que las marcas se preocupen por mantener en una constante evolución a pesar de la importancia y trascendencia de los logros alcanzados, podrán mantenerse como importantes referentes en los mercados y ser verdaderamente relevantes para las personas.

    Administrador de Empresas, emprendedor, blogger y especialista en marketing de contenidos. Community Manager de Bien Pensado.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    2 thoughts on “Breve historia de las marcas: Motorola

    1. Un ejemplo de empresa que nos deja un legado muy importante en desarrollo , del cual debemos tomar nota y aplicarla a nuestros productos. Esto nos pone a pensar en modernizar nuestras empresas para sobrevivir en el mercado, ya que otros lo están haciendo con capitales superiores a los nuestros. Conclusión: debemos aprovechar nuestras líneas de venta, modernizándolas con productos de óptima calidad, con menor costo y fabricados con la nueva tecnología desarrollada por las grandes potencias, imposible de adquirir en nuestros países en desarrollo por sus altos costos. De antemano agradezco a David Gomez por este tipo de comunicación que nos deja mucho en que pensar. Mil gracias
      P/D David según este mensaje , si tienden a desaparecer las grandes industrias que podemos pensar las pequeñas?