La actitud es el mayor diferencial

Aun cuando lo que vendamos no tenga mucha magia, nosotros podemos crear la magia. En este caso, un vendedor de crepes simplemente se personifica para darle un toque especial a su negocio y sacar una sonrisa en la gente. Definitivamente, uno es el mayor diferencial.