5 Cosas que tienen en común las empresas exitosas

Lograr sobrevivir y mantenerse en pié es uno de los principales desafíos que cualquier negocio puede experimentar durante sus primeros años. Teniendo en cuenta esto y el gran número de empresas que al poco tiempo de haberse puesto en marcha deben cerrar y poner fin a sus operaciones, es apenas normal que muchas personas con espíritu emprendedor se pregunten qué deben hacer para superar esta etapa y tener éxito.

Pues bien, aun cuando no exista una fórmula mágica para conseguir esto y lograr que un negocio crezca y se consolide en el mercado con el tiempo, el hecho de que muchas empresas no sólo hayan logrado superar esta etapa sino que también hayan conseguido crecer y convertirse en grandes compañías, por fortuna ha hecho que muchas personas logren identificar diferentes aspectos que estas comparten.

Luego de revisar varios blogs para conocer qué cosas tienen en común aquellas empresas que han logrado tener éxito, hemos seleccionado 5 que generalmente son aquellas en las que más coinciden los autores y en las que seguramente enfocarse puede ser clave para cualquier negocio.

1. Dar una gran importancia a la visión

Si bien así como pasa con la misión y los valores es normal que la gran mayoría de negocios tengan definida su visión, lo que tal vez no sea tan normal es que estas cosas sean claras para todos y menos aún que la mayoría de las personas al interior de la organización sean conscientes de su importancia y además las vivan y respiren en el día a día.

A diferencia de lo que ocurre con muchos negocios, aquellos que logran tener éxito generalmente saben que a menos que den suficiente importancia a la visión y la tengan clara, pueden terminar siendo presa de los afanes y las urgencias que trae el día a día pudiendo ir así en una dirección completamente opuesta a la que en esta se plantea. De ahí que con el fin de evitar esto, sea necesario que las empresas fijen unos objetivos a corto, mediano y largo plazo que les ayuden a hacer realidad su visión y a establecer unos indicadores que les ayuden a evaluar en todo momento la efectividad de sus estrategias para saber si efectivamente están yendo en el camino y en la dirección correcta.

2. Los fundadores son apasionados por la industria y tienen un conocimiento importante de ella

Además de los conocimientos en temas administrativos y contables los cuales por supuesto son importantes, los fundadores de empresas exitosas generalmente han sido personas que desde antes de poner en marcha sus negocios ya contaban con un conocimiento importante sobre la industria en la que iban a incursionar, aparte de sentir por ella una gran pasión. Esto les permite que sobre todo en los momentos más difíciles y críticos de un emprendimiento puedan mantener la motivación arriba cuando otros fácilmente desfallecerían, así como evitar que a causa de ignorar o desconocer ciertos aspectos propios de la industria, o de no investigar ni actualizarse lo suficiente en aspectos relacionados con esta, se desconozca cómo responder frente a diferentes situaciones y desafíos que pueden llegar a presentarse en un momento dado, y poner en riesgo a la empresa hasta el punto de llevarla a desaparecer.

3. Cuentan con un buen diferencial

O lo que es igual: resuelven algo mejor que la competencia. Adicionalmente eso que hacen mejor saben comunicarlo, es valorado por los clientes hasta el punto de que están dispuestos a pagar más versus otras opciones, y construyen su posicionamiento alrededor de eso. Estos son aspectos que forman parte de las tres características con que debe contar todo buen diferencial.

4. Se adaptan al cambio y toman riesgos

Aun cuando aferrarse a lo conocido y a aquellas cosas que funcionan y dan resultado pareciera ser lo más fácil y cómodo, las empresas que han logrado tener éxito saben que tomar esta posición no es siempre lo que más conviene (sobre todo si con el tiempo eso lleva a crear resistencia al cambio), ni tampoco lo que mejores resultados puede aportar. En una época donde los hábitos de consumo, las formas de llegar a la gente y la tecnología están cambiando constantemente, apostar por el cambio y salir de la zona de confort, incluso aunque pueda ser arriesgado, es necesario para cualquier empresa (sobre todo si desean ir adelante de otras y no quedarse rezagadas ni mucho menos quedarse obsoletas).

5. Cuentan con procesos bien definidos

En varias ocasiones, muchas cosas no funcionan en las empresas como deberían simplemente porque más allá de unas instrucciones básicas sobre lo que deben hacer los empleados, no existen procesos bien documentados que guíen a estos en la realización de las diferentes tareas y actividades que deben llevar a cabo.

Como resultado de lo anterior, tanto la manera de hacer las cosas como los resultados que se obtienen pueden variar de una persona a otra y ser faltos de consistencia al depender las actividades en buena medida de la forma en que cada individuo las aborde, así como de las propias consideraciones que cada uno tenga en relación a ellas. De esta manera con el fin de obtener unos resultados más previsibles y consistentes, así como de minimizar las probabilidades de que se cometan errores y dejar el menor número posible de cosas al azar o a la consideración de cada persona, el crear procesos bien estructurados y definidos para las distintas áreas y cargos resulta imprescindible.

Bonus: Tienen una cultura organizacional (también bien definida)

Así como ocurre con los procesos, tener una cultura organizacional bien definida ayuda a crear una fuerte identidad entre los empleados y a reforzar el vínculo entre estos entre tanto compartan aspectos relacionados con la filosofía, los valores, la misión y la visión de la empresa, y sobre todo se verifique que el perfil de los candidatos encaje dentro de la misma en los procesos de selección. De esta manera en cuanto más afinidad haya entre el perfil de los empleados y la cultura de la empresa, mayor será la probabilidad que estos “se pongan la camiseta” de la compañía y se sientan a gusto en el cumplimiento de sus labores (algo para lo cual un espacio de trabajo agradable y en buenas condiciones también resulta clave).

Otra cuestión importante que se debe tener en cuenta en relación a esto, es que una cultura organizacional bien definida no sólo ayuda a atraer el tipo de empleados correctos; también ayuda a atraer el tipo de cliente correcto (aquel que se identifica con los valores de la empresa).

En conclusión

Si bien no existe una fórmula mágica para que un negocio logre crecer y consolidarse en el mercado, el que estos se enfoquen en algunos aspectos que comparten las empresas exitosas como aquellos que recién hemos nombrado, sin duda puede ayudarles a conseguirlo. ¿Qué otros aspectos considera que comparten las empresas exitosas?

    Administrador de Empresas, emprendedor, blogger y especialista en marketing de contenidos. Community Manager de Bien Pensado.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *