No todos quieren comprar barato

 No todos quieren comprar barato

Hay más personas dispuestas a pagar por mejores productos y servicios, que compañías dispuestas a ofrecerlos. Esto es una gran oportunidad para los negocios que se especializan en resolver mejor las necesidades existentes. Al armar su modelo de negocio, muchas compañías presumen que los clientes tienen problemas de plata y por ende quieren comprar barato.

No se trata de cobrar más sin una razón (como algunas empresas lo han malinterpretado). Por supuesto que nadie quiere pagar más por algo que considera no tiene ningún valor adicional percibido versus la competencia (la esencia de la diferenciación). Se trata de generar mayor valor, lo cual usualmente cuesta más.

Las personas quieren marcas y compañías que les faciliten la vida, que se preocupen por ellos, que sean honestas, que digan la verdad completa en su publicidad y que se comprometan a servir. Como consumidores no buscamos simples transacciones (dar plata a cambio de algo), buscamos experiencias, historias para contar (así sea a nosotros mismos) y momentos para recordar.

Sea una obra de teatro para despejar la mente, un hosting para dormir en paz sabiendo que la página web no se caerá o un envase bien diseñado que luce bien en la cocina, buscamos productos y servicios que vayan más allá de sus evidentes beneficios funcionales. Esos los tienen todos. El mundo no necesita un negocio más, necesita negocios diferentes.

No todos quieren comprar barato. Hay gente dispuesta a pagar por:

Por supuesto, también hay gente que no está dispuesta a pagar más por el valor que usted genera. No se preocupe, no son sus clientes potenciales.

Enfóquese en servir, deleitar y sorprender a aquellos para los cuales su negocio fue creado, a aquellos con los que siempre soñó construir relaciones genuinas. Deje de desgastarse persiguiendo al cliente equivocado y dirija toda su energía a aquellos que lo aprecian, que valen la pena y que crecerán con usted.

Bueno, Bonito y Carito en Amazon
Acerca de David Gomez

Autor de Detalles que Enamoran, Bueno, Bonito y Carito, El día que David venció a Goliat y Facebook Toolbox. Antes de fundar Bien Pensado trabajó para compañías como Coca-Cola, DuPont, Avery Dennison, Varta Rayovac y el Grupo Latino de Publicidad. Administrador de Empresas, Especialista en Psicología del Consumidor y MBA. Colombiano, lector compulsivo, testarudo por naturaleza y optimista por convicción. www.DavidGomezGomez.com

Comments

  1. avatar Humberto Gonzàlez L dice:

    Escena uno: David sigue venciendo a Goliat. El David laborioso, el “hormiguita”; el David creativo, que “cranea” soluciones y se renueva continuamente. Que lucha denodada, pero inteligentemente, por mantener abierto el aviso. Escena dos: El Goliat sobrador, que da por descontado su victoria, y se ancla en lo reactivo; el Goliat que asume que no necesita crear la diferencia, y se ufana de su aparente grandeza. Que en su interior no percibe lo que se percibe en su exterior. Y que, mirando desde su ceguera, protagoniza el principio del fin, y avanza contumazmente hacia el ocaso total. Epílogo: Cómo protagonizar el desafío de priorizar lo importante, cuidando lo urgente? Percibo,luego sobrevivo. Me deshago del confort Goliat y protagonizo el rol David. Inicio de otra historia. El valor abriéndose paso en el campo del valor.
    Mil gracias David y comentaristas bienpensadores.

  2. felicitaciones otro de tus buenos artículos, y tu comentario del final es exelente
    Por supuesto, también hay gente que no está dispuesta a pagar más por el valor que usted genera. No se preocupe, no son sus clientes potenciales.

    Enfóquese en servir, deleitar y sorprender a aquellos para los cuales su negocio fue creado, a aquellos con los que siempre soñó construir relaciones genuinas. Deje de desgastarse persiguiendo al cliente equivocado y dirija toda su energía a aquellos que lo aprecian, que valen la pena y que crecerán con usted.

Comentar

*

www.bienpensado.com