Invierta dinero en ahorrar tiempo, no tiempo en ahorrar dinero

Tareas que no generan valor

© dzm1try – Fotolia.com

Uno de los principales desafíos que tiene como empresario es saber cuándo dar el paso para empezar a crecer su compañía.

En ciertas ocasiones es necesario desarrollar la infraestructura y las herramientas necesarias, de manera que le permita ir delegando funciones rutinarias para poder dedicarse a lo esencial de su empresa: promover sus productos o servicios y atraer más clientes.

Hay ciertas tareas que habitualmente le quitan tiempo valioso y que cuesta mucho trabajo delegarlas.

Actividades en la que su esfuerzo tiene mínima o nula generación de valor para el negocio

Hacer de ingeniero de sistemas – Que no funciona el email, que se desconfiguró la impresora, que debe instalar un nuevo programa. Todas son cosas que nos suceden habitualmente, y si es de las personas que domina el tema y no le toma tiempo, no hay problema; de lo contrario, le recomiendo seriamente buscar ayuda profesional. Cuando reiniciar el computador no es suficiente, apóyese en un tercero.

Hacer de diseñador – Aunque puede sentir que lleva un diseñador gráfico dentro (cuando cuenta orgulloso que usted mismo diseñó el logo de la empresa), usualmente no tenemos las cualidades para producir piezas efectivas y de calidad (desde un pendón para una feria hasta un anuncio de revista). Hay especialistas que harán su vida más fácil.

Hacer de abogado – Aunque puede ser disciplinado en leerse las últimas actualizaciones del código de comercio o estar al tanto de las últimas regulaciones; siempre un abogado facilitará la vida, y seguramente encontrará oportunidades desconocidas.

Hacer de contador – Aunque por supuesto debe estar al día de los temas contables, esto no implica dedicarse a digitar cada uno de los recibos de la caja menor.

El mensaje es muy sencillo. No es que estas cosas no sean importantes. No es que usted no sepa hacerlas. Es que simplemente su tiempo es demasiado valioso para dedicarlo a destrabar la impresora.

Está dejando de hacer cosas que nadie va a hacer por usted, por hacer cosas que alguien puede hacer mejor que usted.

Si de verdad quiere desarrollar su negocio, debe enfocarse en aquellos aspectos críticos para el crecimiento y prosperidad de la empresa.

Actividades con alta generación de valor para el negocio y difícilmente delegables

Revisar su estrategia de negocio – Siempre debe tener en mente y evaluar la necesidad de ajustar el curso del negocio, su estrategia de precios, sus canales de distribución o los empaques de sus productos. El enfoque que debe darle a su compañía para generar preferencia frente a sus competidores y lograr la elección de clientes potenciales.

Participar activamente como empresa en las redes sociales – Si bien las redes sociales no son para todas las compañías, me encuentro con personas que consideran las redes sociales una pérdida de tiempo. Expresiones como: “no tengo tiempo para eso, tengo cosas más importante”, o “eso no genera ventas”, pueden ser concepciones equivocadas.

Convocar clientes potenciales – Lograr mayor visibilidad. Organizar eventos, conferencias, seminarios virtuales, escribir documentos descargables u otro tipo de herramienta que le permita ponerse frente a la gente correcta con el mensaje correcto, siempre será de gran valor, no lo subestime.

Construir su propia base de datos – Cualquier oportunidad que tenga para desarrollar una fuente de información permanente de contacto con clientes potenciales, llámese boletín electrónico o blog, es una poderosa herramienta que le permitirá recurrir a su comunidad cuando desee introducir un nuevo producto o comunicar algo de valor sobre su compañía.

Networking – Significa relacionarse con las personas que pueden requerir lo que usted ofrece o con aliados estratégicos que pueden apalancar su crecimiento. Salga de la oficina. Participe en foros, conferencias, seminarios y todo tipo de actividad de su industria. Esté en el radar y sea conocido por las personas que le interesa.

Desarrollo de nuevos productos/servicios – Una de las vías más efectivas de crecimiento es estar evolucionando los productos de su compañía. No sólo introducir mejoras, sino plantear nuevas alternativas que capitalicen crecientes tendencias en los mercados. Podrá llegar antes que sus competidores.

Crear alianzas estratégicas – Esté atento a otras compañías que también se dirigen a su mercado objetivo y que no son competencia directa. Como empresarios nos caracterizamos por el “estoicismo empresarial”, esa filosofía que reza que tenemos que hacer todo solos; que los buenos resultados son fruto del sacrificio y de horas y horas de trabajo; de cometer errores y de luchar incansablemente. Es respetable. Sin embargo, el camino al éxito será más efectivo si suma esfuerzos con empresas que están en la misma situación.

El dinero que nos ahorramos en ciertas tareas puede ser muy costoso en términos del costo de oportunidad, al no permitirnos realizar las cosas que difícilmente alguien hará por nosotros y que determinarán el futuro de nuestra empresa.

Artículos Relacionados

Autor de Detalles que Enamoran, Bueno, Bonito y Carito, El día que David venció a Goliat y Facebook Toolbox. Antes de fundar Bien Pensado trabajó para compañías como Coca-Cola, DuPont, Avery Dennison, Varta Rayovac y el Grupo Latino de Publicidad. Administrador de Empresas, Especialista en Psicología del Consumidor y MBA. Colombiano, lector compulsivo, testarudo por naturaleza y optimista por convicción. www.DavidGomezGomez.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *