Green Hops: Cerveza artesanal hecha de forma profesional

Adelantar procesos empresariales que consoliden una marca es el resultado de una combinación que estos artesanos vienen haciendo muy bien.

Cuando hablamos con empresarios y emprendedores, uno de los pilares más importantes se centra en la idea original que surgió como resultado de un sueño que les rondaba la cabeza; luego narran el proceso y sus desencuentros o triunfos alrededor de su proyecto.

La historia Green Hops está contada un poco al contrario, pues fue el conocimiento adquirido y los procesos delimitados en el momento de crear una empresa los que han ido alimentando el sueño de hacer una cerveza artesanal de alta calidad, bajo los mejores estándares de producción.

Pero dejemos que uno de los fundadores de esta marca nos cuente su historia:

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Quién es el fundador de Green Hops?

Pedro Miguel Escobar (Green Hops): Yo soy un profesor universitario de química. Soy asesor ambiental y he trabajado con la Corporación Autónoma Regional, CAR y actualmente me dedico a asesorar empresas en la parte ambiental y de unos años para acá, estamos dedicados a hacer cerveza artesanal. Pero este es un proyecto que fundamos con mi hija, Mery Anne Escobar, ambos somos los gestores de esta empresa.

Pedro Miguel Escobar y su hija Mery Anne Escobar, fundadores de Green Hops.

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿De dónde nace la idea de hacer cerveza artesanal y cómo nace Green Hops?

Pedro Miguel Escobar (Green Hops): Nace del conocimiento sumado a las ganas de hacer una buena cerveza artesanal. En la universidad yo dictaba una materia que se llamaba procesos industriales con producción más limpia, entonces en el proceso con los estudiantes teníamos que ir a visitar algunas empresas, entre ellas cervecerías y decidimos revisar los procesos artesanales y en ese momento estaba naciendo BBC (Bogotá Beer Company), entonces mis alumnos iban cada tres meses o cada seis meses a hacer las visitas y yo mismo me colaba en esos acompañamientos. Luego de un tiempo empecé a buscar kits para hacer cerveza casera y pues fue un regalo que me hizo mi esposa e inicialmente la idea fue hacerla directamente en nuestra casa. Con mi hija, fue que tomó forma y surgiendo la idea de empezar a realizar la cerveza, llenarnos de conocimiento, empezar a buscar recetas, lograr las recetas de nosotros. Con el tiempo los amigos de mi hija y los familiares nos decían que la cerveza estaba quedando muy buena, que era otro tipo de sabor a lo que estamos acostumbrados a probar acá en Colombia.

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Hace cuánto tiempo están trabajando?

Pedro Miguel Escobar (Green Hops): Hace cinco años estamos haciendo nuestra propia cerveza.

Carlos Ayala (Bien Pensado): Cuéntenos un poco el proceso que han vivido durante esos cinco años.

Pedro Miguel Escobar (Green Hops): En ese tiempo hemos vivido un proceso de transformación, donde dejamos la cocina de la casa y montamos un sitio donde fabricar de forma profesional la cerveza. Pasar de hacer 20 litros a producciones realmente grandes. Entonces en ese tiempo, fue buscar una casa, pedir los créditos, ver si a la gente realmente le gustaba la cerveza, ver la proyección del negocio de una cerveza artesanal en nuestro país.

Mire, estos son procesos largos donde siempre hay dificultades, pero que viendo los procesos de otras cervecerías a nivel mundial, se puede mantener y es un proyecto bueno.

Tanques de cocción de 500 litros de la planta de Green Hops

Carlos Ayala (Bien Pensado):

¿Por qué cerveza y no otro producto? Digamos desde su perspectiva como académico de la química ¿Por qué no fabricar vino?

Pedro Miguel Escobar (Green Hops): (Risas) Pues efectivamente lo pensamos en un inicio, pero vea, desde mi perspectiva, y debido a mi ubicación geográfica (Chía), pues no era viable porque no se dan las condiciones para hacerlo. Yo he visitado en varias oportunidades los viñedos que hay en Boyacá y para mí, pues las condiciones no están dadas. Además de esto, pues ya teníamos un conocimiento que sumamos con unos cursos que tomamos en la Universidad Nacional donde entusiasmaban a la gente para que cree su propia cerveza o que inicie emprendimientos de cervezas diferentes a las que tomamos, por esas razones no hicimos vino.

Carlos Ayala (Bien Pensado): A nivel empresarial, no de anécdota, ¿Cómo es el balance de la empresa?

Pedro Miguel Escobar (Green Hops): Es positivo. Nosotros ya contamos con una fábrica, compramos una casa. Vea, uno en un negocio quiere iniciar muy rápido y se lanza a tomar lugares en arriendo, y esa estrategia no es efectiva. Generalmente la gente empieza con un proyecto y al año o año y medio desiste. Nosotros desde un principio planeamos sobre el fijo de esto es para largo, tenemos que comprar un predio, armar una bodega, empezar a investigar dónde se hacen los tanques especiales para la cerveza, verificar y obtener los permisos que requerimos. Entonces el balance como empresa es satisfactorio, tenemos la planta, el Invima (Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos) ya nos hizo la visita oficial, vea, en esto por mi experiencia, sin nombrar a nadie, ese tipo de asunto se demoran mucho porque la gente debido al afán a hacer las cosas de carreras no logran el certificado. Nosotros hicimos todo paso a paso, los funcionarios del Invima nos felicitaron y nos recomendaron que mantuviéramos los estándares de calidad que estamos manejando.

Muchas personas que nos conocieron haciendo la cerveza en la casa al ver la planta se sorprenden y le repito, esto se ha hecho paso a paso. Mirando cómo se invierte la plata, uno no puede empezar a pedir créditos como locos y al final revisar que está endeudado sin vender nada, eso así no funciona.

Ahora, yo le digo una cosa, sí, llevamos cinco años, pero esto hasta ahora está comenzando, uno no puede creer que de la noche a la mañana van a recuperar la inversión, esto es, le repito, poco a poco. Hay unas expectativas que se van dando y se van cumpliendo, pero con paciencia.

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Cuál fue su primer gran negocio, el que usted dijo, este emprendimiento tiene futuro?

Pedro Miguel Escobar (Green Hops): Cuando me retiré de la CAR, como profesor ambiental me llamaron de algunas empresas para realizar asesorías ambientales, entonces, salgo a enfrentarme a negocios y en ese proceso, de tener que conocer las dinámicas de compra y de venta, fui aprendiendo poco a poco, porque le cuento uno sale del ser empleado muy mal acostumbrado a que haga o no haga, de forma sagrada le llega su quincena. Entonces, ese fue otro proceso, tener que aprender a hacer una propuesta, porque uno está convencido de lo que hace, pero ya materializarlo es otra cosa. Lo que nosotros hicimos fue empezar a pasar propuestas y a sacar pequeños negocios adelante, que nos cambió el hábito de tener dinero que se gastaba y no se invertía, entonces cada propuesta que se lograba era un gran negocio.

Carlos Ayala (Bien Pensado): En ese mismo sentido, ¿En qué momento sintieron que su empresa no iba por buen camino y pensaron abandonar?

Pedro Miguel Escobar (Green Hops): Que un negocio funcione o no, eso depende de usted y de la forma cómo haga las cosas…Vea en este campo uno lo que más aprecia son las asesorías, el conocimiento, porque a pesar de que yo y mi hija somos químicos, necesitábamos una validación, una visita que nos dijera si estábamos haciendo las cosas bien, a nivel estatal, por ejemplo, es hasta el final que ellos se asoman a ver si uno está haciendo las cosas, bien. Entonces qué toca, pues nada, ponerse a leer, a estudiar para lograr que las cosas salgan como se debe. Digamos que la parte técnica, de calidad, porque uno puede tener todos los equipos, las instalaciones pero si usted no hace las cosas de forma adecuada, no sirven de nada. Esa ha sido una de nuestras grandes dificultades, lograr esa experticia para que todo esté bien hecho.

Uno lo que quisiera es tener las experiencias de otras personas del negocio para nutrirse en todo aspecto: Ventas, técnico, mercadeo, etc., para sacar adelante el proyecto.

Ahora, lo más duro de superar es el miedo, a usted la gente, incluso la más cercana, los amigos, le van a decir, venga, no se meta en eso, va perder la plata, pero nada, con la firme convicción de que esto va a salir poco a poco, sale.

Entonces le pongo un ejemplo, nosotros queríamos la planta en una casa en el centro de Chía, y pues no se pudo, porque eso es muy costoso… Qué hicimos, buscar un lote, luego viene la parte de construirle, que eso no es fácil, el manejo de contratistas que ponen el techo, el piso, las cotizaciones, todo ese trámite no es sencillo y eso suma, cansa, pero pues uno sigue adelante, este es el sueño.

Tanques de producción con capacidad para fabricar 2.000 litros de cerveza quincenales.

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Qué los diferencia a ustedes, en qué se diferencia su cerveza al resto de las que ya hay en el mercado?

Pedro Miguel Escobar (Green Hops): Bueno, nosotros tenemos un manejo muy sano entre cerveceros artesanales, digamos que hay una competencia sana en el gremio y las principales diferencias están en los procesos, en las materias primas, porque nuestras maltas son alemanas y esto le da un cuerpo, un sabor distinto para la cerveza. El lúpulo también es importado, son lúpulos americanos, que le dan un aroma y un amargor muy rico a la cerveza. Entonces lo que nosotros hacemos buscar el sabor que a la gente le gusta, ese proceso tardó cuatro años y durante ese tiempo hacíamos catas, entre todo tipo de gente, muchachos para preguntarles qué les gustaba, hasta que llegamos al sabor que tenemos actualmente que es el que le gusta al grueso de la gente que ha tomado nuestra cerveza. Hasta que logramos la receta propia, el sabor Green Hops. Eso nos permite ofrecer una cerveza de altísima calidad para todo tipo de gustos

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Qué sigue para Green Hops?

Pedro Miguel Escobar (Green Hops): Pues ya se están cumpliendo hitos, como el que le comentaba del Invima, ya logramos una certificación oficial que con los permisos iniciales podamos embazar ya la cerveza de forma industrial, para empezar a atender ferias universitarias. A ese público que estamos apuntando en este momento. La idea es que a penas tengamos todo en regla, ya desde la perspectiva industrial, podamos distribuir en restaurantes o grandes superficies. En este momento ya tenemos los tanques en producción, no nos podemos apresurar y tener paciencia.

Tres tipos de cerveza Green Hops.

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Qué decirles a los pequeños o medianos empresarios de la cerveza que están empezando para que se mantengan para que no desistan y saquen adelante sus proyectos?

Pedro Miguel Escobar (Green Hops): Hombre, hace poco fuimos a un curso de cerveza con mi hija y vimos que la gente está muy interesada en hacer sus cervezas, pero a nivel casero, para su consumo. De 25 o 30 personas que estábamos en la capacitación solo dos o tres estaban interesadas en algo más. A nivel mundial desde los años 90 la gran mayoría de capitales y distritos están generando su propia cerveza, en nuestro país tenemos las tradicionales, pero hemos ido construyendo la tradición de que se acepten los sabores propios.

Entonces, lo principal es no desesperarse. Respetar los procesos y ser prudente con las inversiones, porque la tasa de retorno de estos negocios es lenta. Hay que invertir en publicidad cuando se tiene un buen producto y ser riguroso con cumplir los pasos de un plan de trabajo, no solo para generar ingresos, esto es de mantenerse y que los productos se extiendan en el tiempo, en la recordación de la gente.

Lecciones aprendidas de Green Hops

  • Delimitar el camino, planear y seguir paso a paso una agenda de trabajo, en lo posible no dejar nada bajo el fuero de la improvisación.
  • Use los préstamos para volverse propietario de su empresa ya que el retorno en ciertos negocios es lento y puede ocurrir que al cabo de un tiempo usted además de no tener nada, esté debiéndole a los bancos.
  • Se construyen diferenciales probando y escuchando a su público objetivo, no una, muchas veces. Esto le permitirá delimitar lo que quiere hacer, así como la dirección que le va a dar a su producto.
  • ¿Quiere un producto de calidad? Compre materia prima de calidad. Esto es obvio pero en algunas ocasiones para ahorrar unos centavos perdemos el dólar completo.
  • Invierta de forma prudente y enfocada, otro asunto que supuestamente todos sabemos, pero en el momento de la práctica fallamos. No malgaste recursos y citando a Pedro Miguel Escobar: Hay que “respetar los procesos y ser prudente con las inversiones”.

 


Artículos Relacionados

    Periodista e investigador económico de Bien Pensado. Historiador, escritor y autor de novelas (El Instalador-Manual de Levitación Magnética) y cuentos de ciencia ficción (Relojes que no marcan la misma hora) y género negro. Cofundador del movimiento literario Las Filigranas de Perder. Ha estado vinculado a distintos medios periodísticos, y cree profundamente que la historia de una sociedad se transforma reconstruyendo su imaginario a partir de nuevas propuestas narrativas.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *