Hacia la grandeza primordial: Alineando nuestros principios

Reseña del libro escrito por Stephen R. Covey las 12 palancas del éxito

Palancas del exito Covey

Las 12 palancas del éxito es un libro sobre integridad, carácter y creatividad: Se trata de liderazgo y desarrollo personal donde se indica de forma sostenida que: “No existe el comportamiento organizacional, solo el comportamiento individual”… El liderazgo es comunicarle a otra persona su valía y potencial, así que claramente está inspirado para verlo en sí mismo… El hilo común sobre gestión y liderazgo en el libro es: “De las personas que quiero y necesito, requiero sentir que sus vidas y su trabajos tienen un significado”.

Otro de los cimientos del texto sostiene que: “La grandeza primaria es lo que realmente usted es: Su carácter, su integridad, sus motivos y deseos más profundos”. La grandeza secundaria es la popularidad, el título, la posición, la fama, la fortuna y los honores… Ir por la grandeza secundaria sin una grandeza primaria no funciona. La gente no construye vidas exitosas en las arenas inestables de lo que es externo o temporalmente popular, pero construyen vidas exitosas sobre la base de principios que no cambian, indica de forma reiterada el libro.

Por lo tanto, el carácter es fundamental y todo lo demás se basa en esta piedra angular. Incluso la mejor estructura, sistema, estilo y habilidad no pueden compensar por completo las deficiencias de carácter… “Las personas se pierden cuando usan una norma local o reglas internas para justificar prácticas comerciales encubiertas o corruptas… Principios universales como el respeto, la empatía, la honestidad, y la confianza son en última instancia la base para gobernar”.

Covey describe las 12 palancas de personas exitosas sobre los siguientes pilares: Integridad, contribución, prioridad, sacrificio personal, servicio, responsabilidad, lealtad, reciprocidad, diversidad, aprendizaje continuo, renovación y enseñanza para aprender, a continuación dejaremos un recorrido de párrafos que describen con claridad cada una de Las 12 palancas del éxito:

1. Palanca de la integridad: El dilema de la ética es análogo al dilema de la calidad…, indica el autor comenzando: “No se puede agregar calidad a un producto una vez terminado, más bien, debe diseñarlo y construirlo desde el principio, viendo todo lo que hace a través del lente de la calidad”. Del mismo modo, no puede inspeccionar sobre ética: “Cuando todos aceptan la responsabilidad personal de comportarse de manera ética, apenas tienes que pensar en ello, porque el comportamiento ético es su naturaleza, no la responsabilidad de un departamento artificial al final del pasillo”.

2. Palanca de contribución: “La grandeza primaria se logra por aquellos que tienen una misión, un propósito para servir que es más elevado que ellos mismos…” y se nos pregunta: “¿Qué necesita el mundo de mí? ¿Cómo puedo contribuir a la vida de los demás?”

3. Palanca de prioridad: “La clave no es priorizar lo que está en su agenda, sino programar sus prioridades… Una forma de mantenerse enfocado en lo importante es planificar su semana antes de planificar su día”. Covey dice que su vida puede estar desequilibrada a corto plazo… “A largo plazo es donde se busca el equilibrio”.

4. Palanca del sacrificio: “La grandeza primaria depende de la sinergia: el milagro que ocurre cuando todos contribuyen con su mejor pensamiento y a nadie le importa obtener crédito. La grandeza primaria depende del principio de que estamos mejor juntos que solos, que ninguna persona puede hacerlo todo y que nadie hizo una contribución valiosa por sí solo”.

El autor sostiene que si pasamos la vida “Cargados de “agendas ocultas”, muchos de nosotros no estamos dispuestos a sacrificar un poco de orgullo o ambición por servir bien del todo. Librarse de esto es una forma mucho más fácil de seguir y, en última instancia, más rentable para todos”.

5. Palanca del servicio:Con la gente, las pequeñas cosas son las grandes cosas… Quieren que lo llamen por su nombre. Quieren sentir que el representante de la compañía realmente se preocupa por ellos. Eso hace una gran diferencia; de hecho, a menudo es el detonante o el interruptor”. Covey recuerda recuerda al autor Tom Peters: “Cuanto más viejo me hago, más claro veo la conexión entre la forma en que se trata a los empleados y cómo tratan a los clientes. Es una reacción en cadena”.

6. Palanca de la responsabilidad: “Es fácil asumir la responsabilidad de las cosas buenas en nuestras vidas, pero la verdadera prueba viene cuando las cosas no van bien. Los que hacen caso omiso de la responsabilidad de sus vidas, culpando a las circunstancias o a otras personas por su situación, se convierten en víctimas profesionales. Aquellos que practican la grandeza primaria saben que su calidad de vida depende de sus propias elecciones, no de las elecciones de los demás o incluso de sus circunstancias”.

Covey nos deja puntos clave para esta palanca:

  • Admitir con honestidad lo que somos, como mínimo, parcialmente responsables del problema.
  • Cuando las personas están dolidas o se sienten muy avergonzadas, se aíslan y se encierran en sí mismas.
  • Si nos limitamos a mejorar de conducta no nos dejarán salir de prisión, porque aún no pueden confiar en nosotros.
  • Con frecuencia, la única manera es acercarnos a ellos, admitir nuestro error, disculparnos y pedir perdón.
  • Debemos ser absolutamente sinceros y no usar el proceso como una técnica manipuladora para aplacar al otro.

7. Palanca de la lealtad:Cuando defiendes la integridad de una persona que está ausente, ¿qué dice eso a los que están presentes? Dice que harías lo mismo por ellos”.

8. Palanca de la reciprocidad:Aquellos que creen en la grandeza secundaria quieren inclinar la balanza de cada interacción humana a su favor, su lema es “YYQML”: ¿Y yo qué me llevo? Por el contrario, aquellos que viven según el principio de reciprocidad saben que no hay victoria en la vida si otros no ganan también”.

“Establecer acuerdos de beneficio mutuo con las personas y mantener relaciones de confianza no es un proceso eficiente… Sin embargo, una vez que haya confianza, el trabajo será más rápido… Cuando se trata de personas, la lentitud es rápida; rápido es lento … Si vas rápido con la gente no escucharás lo que realmente te dicen. No comprenderá qué es una victoria para ellos”. El autor agrega:” Si es sinérgico, combinando tu fuerza con la de ellos, creará soluciones mucho mejores”.

9. Palanca de la diversidad “Muchas compañías luchan cuando adoptan programas de diversidad porque los líderes, aunque conscientes de sí mismos, saben que deben ser más diversos, toman decisiones de contratación y promoción descuidadas… Pueden crear una bomba donde las personas no están preparadas para las tareas de cada una de las teclas. Lo que deseamos más fervientemente, creemos más fácilmente. Y si deseamos la diversidad con tanta seriedad que la atrapamos donde y cuando la encontremos, tendremos más divisiones que sinergia… Es necesario que exista una verdadera comunidad en cuestiones centrales, no solo diferencias por las diferencias”. Este apartado se resume en: “Busca tantas semejanzas como sea posible, porque las diferencias serán muchas de todas maneras”.

10. Palanca del aprendizaje: “El principio de equilibrio es clave para el aprendizaje continuo. Recomiendo un equilibrio entre el desarrollo personal y organizacional; entre las necesidades actuales relacionadas con el trabajo y los requisitos futuros… Su aprendizaje debe equilibrar la teoría con la práctica; artes con ciencias … La seguridad radica en el poder de aprender continuamente”.

11. Palanca de la renovación: “No puedes alcanzar la grandeza primaria descuidándose a sí mismo: Su salud, su mente, su vida emocional y espiritual. Cada una de estas áreas vitales de su vida necesita una renovación constante, incluso diaria”.

“Todos tenemos la obligación moral de aprender y progresar. Y una vida de aprendizaje no tiene tanto que ver con grandes campañas, programas, y títulos y credenciales académicos como con breves sesiones de estudio diario y dosis pequeñas de formación en la empresa”.

12. Palanca de la enseñanza: “Simplemente aprendes mejor cuando enseñas… Estás mucho más motivado para aprender algo cuando sabes que eres responsable de enseñarlo”. Covey agrega: “Gran parte del dinero gastado en capacitación y desarrollo se desperdicia porque los participantes salen con muy poco valor para llevar a casa. La mayoría del aprendizaje se evapora de la noche a la mañana porque pocos alumnos enseñan el material a un público más amplio”.

Covey enfatiza en que se debe tener una orientación creativa, en oposición a una orientación de resolución de problemas”. “Ya que cuando se están resolviendo problemas, está tratando de deshacerte de algo. Cuando está en un modo creativo, trata de crear algo. Todavía tiene que resolver problemas, pero lo resuelve con un estado de ánimo diferente, una perspectiva diferente, un contexto más amplio… La creatividad es la esencia del liderazgo”.

Para terminar esta parte, Covey dice: “Vive tu vida en crescendo”… Significa que el trabajo más importante que hará siempre está delante de usted… “Independientemente de lo que haya logrado o no, debe hacer contribuciones importantes. Evite la tentación de seguir mirando por el espejo retrovisor… y mire hacia adelante con optimismo”.

Steven R. Covey falleció el 16 de julio de 2012 y este libro es un conjunto de sus escritos publicados de forma póstuma. En el último apartado de este texto nos encontramos con su última entrevista en vida donde indica cosas que nos parece destacado resaltar:

  • “Ha cambiado el cambio” Al referirse que el cambio se ha acelerado de una forma que nunca hubiéramos podido imaginar…
  • “¿Quiere hacer cambios en su vida? Siga a su conciencia y cambie de rol”.
  • “La era industrial sigue con nosotros mentalmente. Trata a las personas como a cosas a las que controlar. Es la mentalidad de que las personas son cosas intercambiables y de que da igual una persona que otra, cuando todos sabemos que cada persona tiene dones únicos y puede hacer una contribución de la que nadie más es capaz. En las cuentas de resultados, las personas aparecen reflejadas como gastos, en lugar de como el mayor activo que se pueda tener. Por benévolo que sea, si es un autócrata controla a los demás. Ése es el principal defecto de la mayoría de las organizaciones en la actualidad”.

Stephen Covey


Artículos Relacionados

    Periodista, investigador económico y colaborador de Bien Pensado. Historiador, escritor y autor de novelas (El Instalador-Manual de Levitación Magnética) y cuentos de ciencia ficción (Relojes que no marcan la misma hora) y género negro. Cofundador del movimiento literario Las Filigranas de Perder. Ha estado vinculado a distintos medios periodísticos, y cree profundamente que la historia de una sociedad se transforma reconstruyendo su imaginario a partir de nuevas propuestas narrativas.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *