Breve historia de las marcas: Tabasco

Salió de una cocina en bancarrota, provocó una revuelta en el Parlamento Inglés y llegó a un transbordador de la NASA, una historia legendaria.

 

Desde la mesa de una cocina hasta el transbordador espacial de la NASA y los kits de raciones de campo de soldados, hasta provocar una pequeña revuelta cuando el Parlamento Inglés lo prohibió en 1932 durante una campaña de “Compra británica” denominada “La tempestad de Tabasco“. La salsa tabasqueña tiene una historia legendaria.

Un abogado y semillas de pimienta: Una combinación explosiva

La historia, la cultura y el legado de la familia fundadora de esta empresa, los McIlhenny se infunden en cada botella de salsa de pimiento rojo conocida como Tabasco. Como con todo el folclore, los hechos reales son un poco confusos, pero lo que sabemos con certeza es que un abogado especializado en bancarrotas, un poco de pimienta, sal y vinagre, viejas botellas de colonia, lograron un negocio familiar y crearon uno de los más famoso íconos estadounidenses.

La historia cuenta que antes de la Guerra Civil, Edmund McIlhenny era un banquero de Nueva Orleans y un ávido jardinero, durante este tiempo de crisis, la familia huyó de la plantación de azúcar de su esposa, (llamada Petit Anse), ahora llamada Avery Island, a Texas y al regresar después del conflicto, encontró la plantación en ruinas y los campos devastados por soldados de la Unión en retirada.

Con el sur devastado, este banquero desempleado encontró la manera de ganarse la vida con la única cosecha que le quedaba: Pimiento rojo picante, “Capsicum frutescens”, que había plantado en el jardín de su esposa. Originalmente, McIlhenny preparó la salsa para combatir la dieta blanda de los alimentos disponibles durante la era de la restauración, solían hacerse sopas con todo y la falta de harinas o comidas duras era la constante. Fue tan popular entre la familia y amigos que McIlhenny se propuso comercializar su salsa, a la cual llamó Tabasco, que significa “lugar donde el suelo está húmedo”.

Fuente: Tabasco.

Tabasco va a la guerra

En 1868, solo cuatro años después de ser expulsado de su hogar, los McIlhenny tenían un negocio próspero. Para 1898 Las tropas de Lord Kitchener llevaron consigo a Tabasco cuando invadieron Jartum, Sudán.

Ese mismo año, los británicos comenzaron la campaña “Buy British!” (Compre británico) y fue prohibida la salsa en los hogares londinenses. Los gritos de protesta de la Cámara de los Comunes y las mesas de los comedores no se hicieron esperar. El alboroto resultante recibió el nombre de “La tempestad de Tabasco”, pero se restableció el orden (y las botellas de salsa picante volvieron a las mesas) y la leyenda dice que a la reina Isabel le gusta el Tabasco en su cóctel de langosta.

Vietnam: Tabasco envió a las tropas botellas de 2 onzas junto con un libro de recetas – “Charley Ration Cookbook”.

Operación Tormenta del Desierto: Se metió una botella pequeña en uno de cada tres kits de raciones enviados a los soldados. Resultó ser tan popular que hoy en día el ejército de Estados Unidos empaca una porción en cada kit de racionamiento.

Irónico, una guerra sacó a un hombre de su hogar, pero su ingenio y la capacidad de adaptación le permitieron hacer parte de la historia de su país y del mundo.

Tabasco en las raciones de campaña. Fuente: Tabasco

Una isla salada

No muy lejos de Lafayette, Louisiana, se encuentra Avery Island, hogar de Tabasco. No es exactamente una isla, en realidad es una cúpula de sal de tres millas de largo rodeada de pantanos húmedos. Aquí la cultura y la historia de la familia McIlhenny es muy profunda y la sal utilizada en la salsa se extrae de la tierra. Muchos de los 200 empleados viven en casas de renta subsidiadas en la isla, al igual que sus padres y abuelos. Un séptimo heredero de los McIlhenny dirige la compañía, y se necesita ser parte del clan familiar para poseer tierras en la isla. De hecho, debe ser una familia fundadora para tomar decisiones operativas.

Sin embargo, no todos los pasos de producción ocurren en la isla. Allí se cultivan y cosechan plantas de pimiento rojo, pero principalmente para sus semillas, no para los productos finales. Las semillas son tan vitales para la operación, que una porción se almacena fuera de la isla en una bóveda de un banco no revelado para su custodia. No hay suficiente tierra en la isla para satisfacer la demanda de pimientos, por lo que las granjas administradas por la empresa tabasqueña en América Central y África producen más de 10 millones de libras de pimientos por año. Cosechado y molido en un puré, se envía de vuelta a la isla de Avery.

La receta original todavía se sigue hoy, aunque en lugar de almacenarse durante tres meses en vasijas de piedra, la mezcla se almacena en barriles de roble reciclados de algunos de los mejores fabricantes de bourbon como Jim Bean y Jack Daniels que a su vez compran sus botellas de 2 onzas, para agregarles exactamente 720 gotas de la salsa, por barril.

Fuente: Tabasco

Producción

Siguiendo la tradición de la compañía, los pimientos se cosechan a mano. Para garantizar la madurez, los recolectores comparan los pimientos con una varita roja (le petit bâton rouge); pimientos que combinan con el color del palo se introducen luego en el proceso de producción de la salsa. Los pimientos se muelen en un puré el día de la cosecha y se colocan junto con la sal en barriles de roble blanco usados previamente por Jack Daniels. Para preparar el barril, previamente se ha carbonizado (se ha eliminado la capa superior de madera), se ha quemado y se ha limpiado, para minimizar la presencia de cualquier whisky residual. Los barriles se usan en almacenes en Avery Island para añejar el puré.

Después de un envejecimiento de hasta tres años, el puré se filtra para eliminar las pieles y las semillas. El líquido resultante se mezcla con vinagre, se agita ocasionalmente durante un mes y luego se embotella como salsa terminada.

Barriles de Tabasco. Fuente: Tabasco

Preservar y Proteger

Además de producir Tabasco, el legado de la familia McIlhenny se extiende más allá de las puertas corporativas para incluir la preservación de la vida silvestre y la protección del medio ambiente. En la década de 1890 E.A. McIlhenny fundó una colonia de aves para proteger a las garcetas nevadas que anidan en la isla. La población estaba en grave peligro ya que las aves eran sacrificadas por sus plumas, que solían adornar sombreros de damas. Ocho garcetas fueron criadas en cautiverio y luego liberadas para la migración de otoño. Comenzaron a regresar cada primavera junto con otros para que hoy haya miles de garcetas y otras aves en lo que ahora se llama Bird City.

Otras 175 hectáreas llamadas Jungle Gardens están cubiertas de un exuberante paisaje, plantas ornamentales como azaleas y camelias, follaje tropical, bambúes, plantas exóticas y vida silvestre. Cuando se descubrió petróleo en la isla, se supervisó a los equipos de producción para preservar la naturaleza prístina de las islas y su integridad como santuario de vida silvestre. Con la intención de proteger el medio ambiente a su alrededor, el programa de restauración de pantanos que incluía la plantación de pastos a mano ha reconstruido millas de amortiguamiento a lo largo de pantanos erosionados y restaurado miles de acres de pantano.

Campos de pimientos de Tabasco. Fuente: Tripadvisor.

Tabasco llega al espacio exterior y otros usos

McIlhenny Company produce productos de la marca Tabasco que contienen pimienta, palomitas, nueces, aceitunas, mayonesa, mostaza, salsa de carne, salsa Worcestershire, salsa de soja, salsa teriyaki, salsa marinada, salsa de barbacoa, salsa de chile, jalea de pimiento y mezcla de Bloody Mary . McIlhenny Company también permite que otras marcas usen y anuncien salsa Tabasco como ingrediente en sus productos (una práctica común de mercadotecnia llamada “co-branding”), incluyendo Spam, chile Hormel, carne de res Slim Jim, ketchup Heinz, salsa de carne A1, Plochman’s mostaza, galletas Cheez-It, sal de Lawry, papas fritas de Zapp, salsa Heluva Good y pepinillos Vlasic.

Tabasco apareció en el menú del programa del Transbordador Espacial de la NASA y entró en órbita en los transbordadores con el Skylab. En la Estación Espacial Internacional es popular entre los astronautas como un medio para contrarrestar la dienta blanda que con frecuencia se proporciona para largas estadías en el espacio exterior.

Fuente: Tabasco

En arte y cultura

La botella de Tabasco es un diseño original y se ha mantenido desde sus orígenes sin cambios hasta el presente. En 1894 el compositor George W. Chadwick escribió la ópera burlesca de Tabasco, una comedia musical que el director Paul Mauffray revivió en 2018 con el apoyo de McIlhenny Company. Tabasco ha aparecido en muchas películas y dibujos animados, así como también en televisión. Algunas apariciones datan de los Blues de cumpleaños de Our Gang en 1932 y Modern Times de Charlie Chaplin en 1936. La botella también apareció en el costado del coche de carreras de Darrell Waltrip durante un período. En Volver al Futuro Parte III, el barman del salón usa Tabasco como ingrediente para una cura instantánea de resaca que él llama “jugo del despertar”.

Fuente: Tabasco.

Podríamos detenernos en el detalle particular de cada una de las anécdotas de esta empresa y tendríamos una nota eterna debido a cada uno de los periodos particulares que ha atendido, así como su forma de asumirlos.

Tabasco es una marca construida con todos los elementos de la tradición estadounidense y que recoge el espíritu empresarial tallado en las crisis, en los momentos de desaliento que pueden llegar a vivir las naciones. Por esto, tal vez, se hace necesario que la mantengamos presente:

Lecciones Tabasco

Las empresas que se fundan alrededor de una tradición familiar suelen dejar legados más allá de las ventas y el dinero. Apuéstele a los proyectos familiares.

Sus empleados deben ser incluidos en la construcción y crecimiento del nombre de su marca. El reconocimiento dará frutos que le permitirán mejorar sus productos.

Valide su producto dándole reconocimiento a los factores o elementos que le permiten su elaboración, para el caso de Tabasco, hacer sostenible su hábitat.

Busque posicionar sus productos por medio de formas de arte como el cómic, la música, videojuegos, cree un concepto alrededor de su marca.


Artículos Relacionados

    Periodista, investigador económico y colaborador de Bien Pensado. Historiador, escritor y autor de novelas (El Instalador-Manual de Levitación Magnética) y cuentos de ciencia ficción (Relojes que no marcan la misma hora) y género negro. Cofundador del movimiento literario Las Filigranas de Perder. Ha estado vinculado a distintos medios periodísticos, y cree profundamente que la historia de una sociedad se transforma reconstruyendo su imaginario a partir de nuevas propuestas narrativas.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    2 thoughts on “Breve historia de las marcas: Tabasco