Empaquete su negocio y facilite la decisión de compra

Empaquete-su-negocio

La imagen de su compañía y la forma como presenta y ofrece sus productos, son dos aspectos que tienen un alto impacto en el posicionamiento y en lo que piensa el mercado de usted, y por qué habría de preferirlo.

La imagen de su compañía

Su imagen, su marca y todos los elementos de identidad corporativa ayudan a comunicar el mensaje central y su estrategia de mercadeo, así que deben ser coherentes y contundentes.

Para muchas compañías, es la primera impresión que generan. En muchos casos, alguien entra en contacto con su empresa, bien sea a través de un anuncio, de un logo, de una tarjeta de presentación, o de una llamada telefónica. Estas pueden ser las primeras impresiones que sus prospectos obtienen de usted.

Cualquier forma que utilice su negocio para comunicarse con un prospecto o un cliente desarrolla una función de mercadeo -cualquier persona de su organización, cualquier iniciativa, cualquier comunicación-, todo ejerce una función de mercadeo y está construyendo la imagen de su empresa, para bien o para mal. Entonces, si cada aspecto de su compañía envía un mensaje a sus prospectos, ¿está apoyando la marca o la está perjudicando? ¿Está dando una imagen consistente, que es afín a su mercado?

Por ejemplo la papelería y los diferentes formatos que usa. La recepcionista y la forma en que la gente contesta el teléfono, los vehículos de su empresa, sus oficinas, obviamente las tarjetas de presentación, el servicio al cliente, la forma en que su fuerza de ventas trata a los clientes, la señalización de sus instalaciones.

Hay muchísimas cosas en las cuales debe integrar su comunicación. La percepción y el posicionamiento que genera su empresa está dado por la suma de todas las experiencias que entrega a sus clientes y prospectos, y muchas veces, usted no es consciente de esto.

Haga un ejercicio. Vaya a una empresa a la que nunca ha ido antes y ponga mucha atención a todos los elementos, todas las cosas que impactan sus sentidos. Cómo luce, cómo está iluminado, cómo huele, cómo lo tratan. Este ejercicio le permitirá apreciar un poco más cómo su negocio está siendo visto por un tercero en una primera impresión.

Muchas veces, cuando estamos entrando y saliendo de nuestra empresa, hay pequeños detalles que parecen no preocuparnos y nos acostumbramos a ellos, pero le garantizo que esas cosas están dando una primera impresión a las personas que visitan su negocio.

Por ejemplo, envíese por mail sus propias piezas de mercadeo, envíese una factura, mire cómo luce cuando llega al mail. Trate de experimentarlo de la misma manera que lo haría un cliente nuevo. Camine por su negocio, llame a su empresa, y vea cómo le contestan el teléfono, o si no le contestan.

Todos los elementos de identificación deben, idealmente, identificar claramente su compañía, estar acorde con el perfil de su cliente ideal, comunicar la diferenciación y soportar su mensaje central de mercadeo. Debe ser el filtro para todo lo que haga, desde los colores hasta los logos e imágenes.

El nombre de su empresa debe ayudar a la gente a entender por qué usted es diferente, en algunos casos incluso puede explicar su mensaje central. Puede enviar indicaciones del tipo de industria en la que usted está. Y todo esto es positivo. Es increíble como el nombre de muchas compañías no dicen nada. No lo orientan respecto a su negocio, son nombres que pueden representar desde una marca de ropa hasta un jardín infantil. Sea consecuente con lo que está haciendo.

La presentación de sus productos

Debe preguntarse ¿lo que vendo es fácil de entender por mis clientes? ¿es mi producto o servicio sencillo de comprar? En muchos casos para las personas no es fácil contratar un servicio o comprar un producto por la cantidad de características, opciones y variaciones que puede tener. Facilite e induzca la decisión de compra.

Para esto es muy útil empaquetar los productos o servicios de manera que la gente entienda cuáles son las opciones y cómo se diferencian entre sí.

Enmarcarlos con un clara descripción, darle un nombre e incluso un logo. Todo esto ayuda no sólo a generar una mayor recordación y diferenciación, sino que también facilita a los prospectos el adquirir lo que usted ofrece.

Piense en los servicios de mantenimiento o garantía, ¿qué tal llamar su servicio de mantenimiento “Guante Blanco” o su programa de garantía “5 Estrellas”? Por ejemplo, servicios contables. ¿Qué tal si usted ofrece paquetes con nombres atractivos como “24/7”, “Empresario” o “Titanio”?, incluso podría darle un nombre a su servicio de pago de nómina. El nombrar sus productos y servicios hará que su mercado lo vea diferente del resto.

Puede ser sólo empaque, pero ¿cuántas veces ha comprado algo porque considera que es mucho más que el producto en sí mismo? Pudo ser por la forma en que estaba presentado, por el nombre o por la gente que se lo recomienda.

Si usted puede encontrar esa imagen, ese objeto, esa fotografía, ese algo con lo que la gente se pueda conectar con su empresa y sus productos, llevará a sus clientes potenciales un paso adelante en la experiencia de descubrir por qué usted es diferente.

Este video explica el concepto del empaquetamiento de productos y servicios para facilitar la decisión de compra de clientes potenciales.

Si no puede ver el video, haga clic aquí.

Autor de Detalles que Enamoran, Bueno, Bonito y Carito, El día que David venció a Goliat y Facebook Toolbox. Antes de fundar Bien Pensado trabajó para compañías como Coca-Cola, DuPont, Avery Dennison, Varta Rayovac y el Grupo Latino de Publicidad. Administrador de Empresas, Especialista en Psicología del Consumidor y MBA. Colombiano, lector compulsivo, testarudo por naturaleza y optimista por convicción. www.DavidGomezGomez.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *