Elon Musk: Inventando todo lo que significa el futuro

Un recorrido por la historia del creador de Tesla, Paypal y SpaceX. Reseña del libro Elon Musk de Ashlee Vance.

Fuente; Gizmodo

Esta nota es una reseña al libro biográfico que escribió el autor Ashlee Vance que va más allá de la vida del creador de SpaceX, Tesla y Paypal, Elon Musk; es una revisión a las posibilidades que tenemos como especie para acceder a eso que solemos llamar futuro y que se nos presenta de forma vaporosa al mismo tiempo indeterminada y por momentos no tan brillante como quisiéramos.

Musk, además de ser un visionario, es una pequeña muestra de la capacidad de imaginar nuestras fantasías más locas (incluyendo el Hyperloop) y queda reflejada en el título del libro con una descripción más que precisa, porque en esencia eso es lo que está haciendo Musk: Anticipar el futuro.

¿Por qué nos habría de interesar la vida de un excéntrico inventor como Musk?

Porque debemos tener viva la capacidad de imaginar y de poder poner en práctica los productos de nuestra imaginación. Porque tanto los autos eléctricos, como los pagos en línea son una realidad que generan miles de empleos hoy, y nacieron, se desarrollaron en la mente de gente como Elon Musk, demostrando que, una vez más que son los individuos y sus capacidades las que nos llevan a niveles superiores de desarrollo. Es esta una invitación para que se acerquen a esta reseña y por supuesto al libro de Vance.

Ashlee Vance, el biógrafo y la biografía

Antes de leer este libro, solo sabía de Elon Musk partes y piezas de fragmentos que leía en revistas, periódicos, artículos en línea, por un gusto personal que tengo por la ciencia ficción y lo que significa este hombre para la posibilidad de que muchos inventos que se han proyectado en las más locas fantasías se hicieran realidad. Quería saber más, así que cuando vi este libro y vi que parecía tener buenas críticas citando su objetividad y precisión, sentí que sería un buen punto de partida para aprender más sobre este hombre decidido y obstinado.

Me gustaría comenzar diciendo que Vance es un brillante biógrafo. He leído un buen grupo de biografías, pero no estoy seguro de haber tenido acceso a alguna que haya sido igual de entretenida e informativa como esta.

A pesar de lo fascinantes que pueden ser las biografías, siempre, casi sin excepción, empiezo a perder interés en algún momento, ya sea porque el autor ha entrado en detalles que no me interesan particularmente, o porque su escritura simplemente parece distraerse y empantanarse con hechos y cifras. Vance evita magistralmente caer en esta trampa de y en su lugar mantiene todo ágil, al punto, y lleno de detalles llamativos.

Ahora bien, esto se impulsa con el hecho de que Musk es una figura única y controvertida. Vance no solo ha creado un libro detallado e interesante, sino que ha demostrado minuciosidad para que este libro suceda.

Como relata Vance, Musk no es exactamente un fanático de los medios, y por lo tanto no quiere muchas cosas, especialmente libros, escritos sobre él, y definitivamente no, si no tiene mucho que decir en lo que está escrito en dicho libro. Vance, sin embargo, continúa impresionando a Musk lo suficiente con su entusiasmo y determinación hasta que da su aprobación para escribir este libro por su cuenta.

Con ustedes: Elon Musk

Algo que queda más que claro y que repiquetea en esta biografía es que Musk no tiene miedo a tomar riesgos, es el rey de pensar en lo que parecen ser ideas locas e imposibles, en las que nadie cree, donde la parte más emocionante es que casi siempre las saca adelante, no importa lo que haga falta (y no es una exageración, lo que sea necesario), donde queda demostrado que todo lo que se necesita para ello es un hombre terco, despiadado, perseverante y extremadamente inteligente.

Lo que más llama la atención de Musk es que sabe lo que quiere y lo hace (la descripción hecha de sus logros nos hace cuestionar constantemente si realmente sabemos qué es lo que queremos), no se detiene en nada que nadie diga o en cualquier dilema con el que se encuentre. Musk tiene una actitud franca y directa que debe ser admirada tanto como temida, describe Vance.

Ahora, claro, podría ser un poco duro y alienar o asustar por completo a todos sus empleados, pero eso se debe a que siempre tiene una imagen más grande que sus propias empresas en su cabeza. Él sabe lo que quiere que se haga, y sabe lo que se necesita para ello. Musk no es alguien que se sienta a jugar con grandes cantidades de escenarios sobre cómo hacer las cosas; él quiere respuestas, y las quiere rápido. Como se cita a un empleado de Musk:

“Si [Elon] te hace una pregunta, aprendes muy rápido no ir a darle una reacción visceral. Él quiere respuestas que provengan de las leyes fundamentales de la física”.

No esperes simpatía o conversaciones amistosas si trabajas para Musk se lee en el texto, en cambio, espera trabajar duro. Pero, también debes esperar hacer historia y crear cosas que nadie creía que pudieran hacerse. Musk también es un ávido aprendiz cuyo objetivo no es solo hacer grandes inventos, sino aprender constantemente más sobre lo que está haciendo. El libro cuenta que cita como un interrogatorio casi constante a los ingenieros que trabajan en cohetes en SpaceX, no para probar que sabían sus cosas, sino para poder aprender todo lo relacionado con los proyectos.

A nivel personal, Musk no es la persona más cálida que conocerán, queda también claro y parece alinearse con otros como Steve Jobs que, aunque brillantes, no son exactamente personas amistosas. Ahora, antes de que todos se enojen conmigo por mi opinión y enfoque en su personalidad, quiero dejar en claro que no estoy diciendo que sea importante querer a alguien como persona para respetarlo o admirarlo. Simplemente estoy diciendo que Musk no es exactamente alguien con quien crea que disfrutaría pasar el tiempo. ¿Me gustaría conocer sus ideas? Por supuesto y esto es lo importante de conocer la vida de personajes de esta altura y es un tema que se recalca en esta biografía y otra de las razones por las que se hace tan valiosa, logra separar estos conceptos.

Su actitud y algunas de sus acciones hacia sus compañeros y empleados no son del todo admirables, y esas cualidades me obligan a mantener a Musk a nivel humano y no colocarlo en un pedestal divino, algo que al final de esta lectura resulta completamente sano.

A pesar de que Musk a menudo es retratado como “frío de corazón”, tiene algunas cualidades excelentes, y también tiene muchos rasgos peculiares de personalidad que son bastante interesantes de descubrir.

Por ejemplo, tiene una tendencia a acercarse a detalles minuciosos con los que la mayoría de las grandes compañías no verían un problema: Vance copia un correo electrónico que Musk envió a los empleados con respecto a los acrónimos que se usaban en la fábrica de SpaceX, que contenía una línea de asunto que decía “Los acrónimos realmente apestan”. En él, Musk afirma sin rodeos y con fuerza que todos y cada uno de los acrónimos que no son obvios y que ya están en su lugar deben dejar de usarse inmediatamente, ya que es demasiado complicado descifrar lo que dice la gente, y “nadie puede recordar todos estos acrónimos… Esto es particularmente difícil para los nuevos empleados “. Si bien esto parece un problema increíblemente pequeño y sin importancia, en realidad tiene mucho sentido; estos acrónimos que estaban destinados a aumentar la productividad en realidad estaban ralentizándolo, lo que Musk explica: “La prueba clave para un acrónimo es preguntar si ayuda o daña la comunicación”. La productividad es una de las cosas más importantes para Musk, y eso es exactamente lo que siempre está buscando.

Las empresas Musk desde su historia

Musk rápidamente ganó sus millones iniciales cuando su primera compañía, Zip2, fue comprada. Luego ganó una fortuna con PayPal que estuvo a punto de evaporarse en la misión de construir su automóvil eléctrico y cumplir una serie de otros objetivos ambiciosos. como colocar satélites en órbita, abastecer a la estación espacial internacional, sentar las bases y desarrollar la tecnología para el colonización de Marte. Nimiedades para algunos de nosotros seguramente…

Debería decirse por adelantado que esto no es hagiografía; El almizcle que le da el sabor a la narrativa no está representa a Musk, como santo, ni como salvador. Es una biografía, con historias relevantes de historia financiera, técnica y cultural.

Fuera de África

Vance comienza antes del comienzo, volviendo a los abuelos de Musk y más allá.

Musk nació en Pretoria, a una hora de distancia de Johannesburgo, en 1971, de una madre canadiense y un padre afrikaner. En una coincidencia interesante, Vance nació en Sudáfrica en 1977, aunque creció, en su mayor parte, en Texas. Por parte de su padre, las raíces familiares de Musk en Sudáfrica se remontan a varias generaciones. Sus padres se divorciaron cuando era joven; primero estuvo bajo la custodia de su madre, luego de su padre.

“Matoneado” es una palabra que escuchamos muy a menudo ahora. Sin embargo, las descripciones de la violencia que Musk sufrió de niño son inquietantes. En octavo o noveno grado, cuenta la biografía, fue atacado por un grupo de niños, pateado en la cabeza, arrojado por un tramo de escaleras de hormigón, luego en el rellano, y golpeado hasta perder el conocimiento. Requirió atención hospitalaria y una semana en casa para recuperarse.

Parte de la “explicación” de esto es que, para los afrikáners (Sudáfrica bajo el Apartheid) era una cultura “hiper-masculina”, en la cual la destreza física era vista como una necesidad existencial. Elon, en contraste, era el niño que, cuando había agotado los recursos de la biblioteca de su escuela, literalmente leía enciclopedias enteras en casa. Se recuerda que solía disparar largas peroratas, estadísticas y explicaciones cada vez que alguien en su vecindad general lanzaba una pregunta.

Musk se fue de Sudáfrica definitivamente a los 17 años. ¿Por qué? Como en muchos de sus apartados, Vance presenta los hechos de forma imparcial, tanto las explicaciones superficiales como las otras posibilidades, y deja que el lector sea el juez: las leyes habían cambiado, permitiendo que su madre “heredara” su ciudadanía canadiense a sus hijos; Elon estaba a punto de ser reclutado por el ejército sudafricano; tenía a Estados Unidos como una de sus metas y Canadá como la puerta de entrada óptima, o la sumatoria de todas las anteriores sumada la violencia que percibía de su lugar de origen.

Aprender para crecer

Musk fue primero a la Universidad de Queens en Kingston, en la costa norte del lago Ontario, a unos 165 kilómetros al este de Toronto. Después de dos años allí se trasladó a la Universidad de Pensilvania, donde obtuvo una licenciatura conjunta, una en física y la otra, en Wharton, en economía.

Al parecer, compartió algunos de sus trabajos de pregrado con Vance, sobre temas como las plantas de energía solar basadas en el espacio y el uso de ultracondensadores para el almacenamiento de energía, dispuesto a demostrar que sus intereses eran duraderos y consistentes, que su objetivo siempre había sido hacer una diferencia, independientemente de la cuestión de hacer una fortuna.

Vance subraya el grado en que los años de pregrado de la banda dual de Musk obviamente se reflejaron en su pensamiento, incluso a los 20 años.

“La escritura clara y concisa de Musk”, nos dice Vance, “es el trabajo de un lógico, moviéndose de un punto a otro con precisión. Sin embargo, lo que verdaderamente se destacó fue la habilidad de Musk para dominar conceptos de física difíciles en medio de planes de negocios reales. Incluso entonces, mostró una habilidad inusual para poder percibir un camino desde un avance científico hasta una empresa con fines de lucro”.

Esa “habilidad” sería crucial para los logros comerciales de Musk. El desarrollo y comercialización exitosa de los autos eléctricos de Tesla, por ejemplo, se produjo en gran parte porque reconoció que los avances en las baterías de iones de litio habían cambiado la ecuación peso / potencia / rango / costo que había derrotado a la mayoría de los esfuerzos anteriores. Sin embargo, había habilidades más suaves, ecuaciones más humanas, en las que tendría que trabajar.

Las primeras experiencias de Silicon Valley hicieron una serie de cosas: le dieron a Musk tanto el capital como los contactos que pudo usar como trampolín para sus proyectos más ambiciosos; le dieron una introducción temprana, y en cierto modo traumática, a las luchas internas corporativas, lo que generó un fuerte impulso en el futuro para asegurarse de que él mantuviera el control de sus compañías; y le enseñaron al menos lecciones limitadas sobre cómo ser un gerente eficaz, aunque duro.

Falcon Heavy Test Flight

Iron Man

El triunvirato de las compañías más queridas por Musk y con el que está más estrechamente asociado está compuesto por: Tesla Motors, que produce coches eléctricos; SolarCity, que produce electricidad, algunas de las cuales alimentan estaciones de abastecimiento de combustible gratuitas para los propietarios de Tesla; y SpaceX, una empresa privada con el objetivo no del todo discreto de convertir a la humanidad en una especie de múltiples planetas; el primer paso probable en esa dirección es la colonización de Marte. El camino para hacer que esas empresas sean viables ha sido, previsiblemente, difícil.

El año 2008, sin embargo, fue un “annus horribilis” para Musk, tanto personal como financieramente. Su primer matrimonio terminó; llegó peligrosamente cerca de perder casi cada centavo que se había ganado; tanto Tesla como SpaceX estaban al borde de la bancarrota.

“Nunca he visto algo como la capacidad de [Musk] de soportar el dolor”, dice a Vance Antonio Gracias, un amigo de Musk, un inversor en Tesla y SpaceX, fundador y CEO de Valor [Equity Partners]: “suena menos como una descripción de un ingeniero o un emprendedor, más el tipo de descriptivo aplicado a alguien en deportes extremos”.

En mayo de ese año, el sitio web “Truth About Cars” comenzó un “Tesla Deathwatch”. En junio, Musk solicitó el divorcio. En agosto, el SpaceX Falcon I tuvo su tercera falla de lanzamiento desastrosa: derribar un satélite de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Luego, en octubre, (sitio de chismes de la industria tecnológica) Valleywag lanzó un ataque mordaz contra Musk en general, y sobre Tesla en particular.

Hubo algunos puntos brillantes, cruciales, también. En julio, Musk conoció a Tallulah Riley, una actriz británica 14 años menor que terminaría siendo su segunda esposa. En septiembre se produjo el cuarto (y finalmente exitoso) lanzamiento del Falcon I y, lo más importante en el aspecto comercial, la temporada de vacaciones trajo un alivio financiero de último minuto.

“El trato”, escribe Vance, una inyección de capital que salva vidas “, terminó cerrándose en Nochebuena, horas antes de que Tesla se declarara en bancarrota. A Musk solo le quedaban unos cientos de miles de dólares y no podía haber pagado  la nómina al día siguiente. Musk eventualmente invirtió $12 millones, y las empresas de inversión pusieron el resto”.

Visión real

Primero y principal, Vance señala que Musk no es un proveedor de vapor, el término de Silicon Valley para un producto “visionario”, generalmente software, que existe solo en el futuro perpetuo. Al considerar si el objetivo de Musk de ir a Marte es creíble o exagerar, hay que considerar el historial de Musk.

Los coches eléctricos anteriores habían fallado en parte debido a las limitaciones de potencia y la “ansiedad de alcance” resultante. Musk evaluó el estado mejorado de la tecnología de la batería, la mejoró aún más y construyó un producto comercializable. La energía solar, incluso con subsidios estatales y federales y la caída del costo de los paneles solares, resultó ser una venta difícil, especialmente en lo que respecta a la inversión inicial. Musk fue una parte clave del desarrollo de un nuevo modelo en el que el instalador asumió esos costos, cosechó los beneficios de los reembolsos e hizo que “entrar en la energía solar” fuera técnicamente perfecto y financieramente fácil para el usuario final.

Boeing, Lockheed-Martin y los otros jefes aeroespaciales estaban enredados en procedimientos burocráticos y costos inflados. SpaceX demostró que podrían recortar gastos hasta en un 90% de sus costos y aun así “hacer el trabajo”.

Otra fortaleza del libro de Vance es el saludable escepticismo. Dentro de Silicon Valley, escribe en las primeras páginas, Musk era “una deidad”. Pero fuera de esta “versión deformada de la realidad”, continúa, “Musk suele aparecer como una figura más polarizadora. Él es el tipo con los autos eléctricos, paneles solares y cohetes que venden falsas esperanzas. Olvídate de Steve Jobs. Musk es una versión de ciencia ficción de P.T. Barnum… hace tiempo que estaba suscrito a este último campamento. Musk me había parecido un soñador bienintencionado, un miembro del club tecno-utópico de Silicon Valley que llevaba cartas”.

La teoría de campo unificada de Elon Musk

“Unir todo” al final proporciona una buena visión general y síntesis. Vance titula el capítulo final dada la afinidad vitalicia de Musk por la física.

Cuando Vance traza las conexiones entre las diversas empresas de Musk: SpaceX, Solar City, Tesla Motors, las intersecciones entre las tecnologías y las formas en que la totalidad de la carrera de Musk tiene un nexo claro, le creemos porque él ha establecido meticulosamente el terreno y mostrado nosotros la evidencia en las anteriores más de 350 páginas.

En ese sentido, la comparación de Vance de Musk con Thomas Edison, o con Nikola Tesla, es justa: todos tenían visión. Musk ha hecho, irrefutablemente, cosas que no se han hecho antes. No importa nada más: fundó, dirigió, transportó, incitó y alimentó a una compañía que construía cohetes desde cero y los ponía en órbita, y luego los enviaba a la Estación Espacial Internacional. En la historia humana anterior, los países lo han hecho, no las empresas. Y otros empresarios, otras compañías, han vaporizado fortunas en un intento por lograr ese mismo objetivo, un destino al que, como documenta Vance, Musk llegó peligrosamente cerca. Sin embargo, en última instancia, no lo detuvo mucho.

La primera línea del libro, Vance citando a Musk, es “¿Crees que estoy loco?” El último párrafo del libro (antes del después de la materia), extraído de “la última cena” de Vance con Musk, incluye la línea citada: “Me gustaría morir en Marte”, junto con un legado importante, “Simplemente no en el impacto de Twitter”, porque la física es un “negocio” preciso.

¿Llegará Musk a Marte? ¿La humanidad lo hará? Si bien ambas son preguntas abiertas al momento de escribir estas líneas, Vance hace un buen trabajo explicando e iluminando por qué y cómo Musk – el adolescente sudafricano sabelotodo intimidado y golpeado; el científico sabio con su licenciatura secundaria en negocios de Wharton; el jefe tiránico (casi siempre sin filtros, con frecuencia tocando los límites de la locura) que inspira tanto la exasperación atónita, como la lealtad feroz de sus colegas y de su fuerza de trabajo, podría ser la persona que realmente logre ese objetivo.

“Los científicos de hoy”, escribió Nikola Tesla a fines del siglo pasado, “piensan profundamente en lugar de claramente. Uno debe estar cuerdo para pensar con claridad, pero uno puede pensar profundamente y estar completamente loco”.

Vance argumenta de manera creíble que, por muy fantásticos que sean sus sueños, Musk siempre ha aportado claridad sobre los problemas de ingeniería y los obstáculos financieros que hasta ahora han mantenido a la humanidad en la tierra.

Lecciones Musk

  • Hay gente genial sin genio y esto requiere además de dedicación, ferocidad y temeridad.
  • Las ideas que alimentan la construcción del futuro están en manos de la capacidad de sacar adelante sueños, que parecen imposibles y a los que se les abre camino trabajando.
  • Si se convierte en un líder que inspire con la tenacidad de sus ideas logrará además de admiración y puestos de trabajo, un legado.


Artículos Relacionados

    Periodista e investigador económico de Bien Pensado. Historiador, escritor y autor de novelas (El Instalador-Manual de Levitación Magnética) y cuentos de ciencia ficción (Relojes que no marcan la misma hora) y género negro. Cofundador del movimiento literario Las Filigranas de Perder. Ha estado vinculado a distintos medios periodísticos, y cree profundamente que la historia de una sociedad se transforma reconstruyendo su imaginario a partir de nuevas propuestas narrativas.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    2 thoughts on “Elon Musk: Inventando todo lo que significa el futuro

    1. ESE ES UN LÍDER digno de seguir y de aprenderle pues no tiene miedo a perder porque siempre juega a ganar, y pelea lucha y trabaja para ganar, nunca lo hace para no perder, Lecciones Musk
      Hay gente genial sin genio y esto requiere además de dedicación, ferocidad y temeridad.
      Las ideas que alimentan la construcción del futuro están en manos de la capacidad de sacar adelante sueños, que parecen imposibles y a los que se les abre camino trabajando.
      Si se convierte en un líder que inspire con la tenacidad de sus ideas logrará además de admiración y puestos de trabajo, un legado.