Gracias de todas maneras

Cómo sorprender a sus clientes agradeciéndoles cuando no le compran

Esta es una idea para sorprender a sus clientes agradeciéndoles cuando no le compran.

Así es. La inmensa mayoría de negocios y vendedores se desbordan en atenciones y seguimiento cuando se trata de venderle. Pero cuando como cliente se retira o simplemente cambia de opción, hay un silencio ensordecedor al otro lado de la línea.

De hecho lo habrá vivido si alguna vez ha contratado servicios de televisión por cable. Al comienzo en la etapa de seducción todo es felicidad y amor. Múltiples canales para disfrutar en familia. Lo atienden maravillosamente y lo hacen sentir muy bien. Pasa el tiempo y ahora suponga que debe devolver el decodificador porque se va a cambiar de operador o porque simplemente se muda de ciudad o de país (lo cual fue mi caso). Nadie aparece. Nadie contesta. Y si contestan es para decirle que tiene que hacer toda suerte de trámites. En otras palabras, la experiencia de despedida rara vez es coherente con la experiencia de bienvenida.

Por eso implementar la estrategia de “Gracias de todas maneras” es una herramienta infalible no solo para derretir a los clientes, sino para sobresalir por encima de todos sus competidores. Esto sería algo así como despedirse con estilo. Porque el hecho de que alguien deje de ser cliente no significa que no pueda volver a ser cliente, y más aún, no significa que no pueda recomendarle otros clientes. Por eso debe salir por la puerta grande, como debe ser.

Algunas alternativas en estos casos es enviar una carta, un mail, o mejor aun, una nota a mano; diciéndole a su cliente que lamenta no continuar con la relación, pero que le agradece de todas maneras el haberlo tenido en cuenta o el haberle dado la oportunidad.

Algunas situaciones en las que puede utilizar el “Gracias de todas maneras”:

  • Cuando no se gane una licitación.
  • Cuando el cliente le haga la compra a otro proveedor.
  • Cuando se retire y lo cambie por un competidor.
  • Cuando cambie de opinión de adquirir su producto o servicio.

A modo de ejemplo, puede decirle algo como esto:

Sra. Cliente,

En nombre de nuestra organización quisiera agradecerle por habernos considerado como una opción para ser su aliado y proveedor en este importante proyecto. Entendemos que se haya tomado la decisión a favor de uno de nuestros competidores; quienes son una muy buena compañía y seguramente los apoyarán en lo que necesiten. 

Gracias por habernos permitido diseñar una propuesta adaptada a sus necesidades; y le reiteramos que aquí estaremos dispuestos a seguir ayudando en lo que sea necesario. Si en un futuro considera que le podemos ser de utilidad para superar con éxito  los desafíos que se avecinan, estaremos listos para hacerlo con la mayor disposición y entusiasmo.  

Cordial saludo,

Proveedor

No cuesta nada y logrará mucho. Esos son los detalles que enamoran que lo alejan de la manada y mandan un mensaje del talante de su negocio y trabajo.


Artículos Relacionados

Autor de Yellow, Detalles que Enamoran, Bueno, Bonito y Carito, El día que David venció a Goliat y Facebook Toolbox. Antes de fundar Bien Pensado trabajó para compañías como Coca-Cola, DuPont, Avery Dennison, Varta Rayovac y el Grupo Latino de Publicidad. Administrador de Empresas, Especialista en Psicología del Consumidor y MBA. Colombiano, lector compulsivo, testarudo por naturaleza y optimista por convicción. www.DavidGomezGomez.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 thoughts on “Gracias de todas maneras

  1. “Dar las gracias” forma parte de las dos frases mágicas, “por favor” es la otra; bueno, dar las gracias haya habido o no venta es muy importante porque se queda la puerta abierta para otra ocasión, no es hipocresía, ni de dientes para afuera, es cerrar, por el momento, un círculo y queda uno invitado, para después, abrir otro.

  2. Muchas gracias David.
    Tus videos siempre llevan esa alineación, siento que además de buen profesional, buena gente, tomas el concepto base de que el “mercado” es sensible a los detalles emocionales, que se interesa en una organización que se comporta como un buen ciudadano.
    Saludos y hasta pronto!

  3. Cierto y muy sencillo de aplicar. En situaciones donde el vendedor mantiene el contacto con el cliente, las buenas maneras, o lo que nuestros padres y abuelos denominaban “don de gente”, te llevan a eso. Tan sencillo como saludar y despedirte.
    Lástima, que mucho de la urbanidad de Carreño, queda en desuso.