Hay cosas que no son negociables

Hay cosas que por más que presionen los clientes, no puede eliminar; porque tiene que mantener su propuesta de valor y sus diferenciales. No todo es negociable. Y si es para bajar el precio, ¡menos!

Imagine que tiene un mariachi y su cliente le dice, «Para que me salga más barato, ¿por qué no eliminamos la trompeta?» Perdón pero no, un mariachi sin trompeta, ¡deja de ser un mariachi!

A eso me refiero, a que hay cosas que simplemente no puede eliminar porque pone en riesgo su argumento de diferenciación.