Maefloresta: Generando valor a la industria de la animación

Cada apuesta de esta compañía tiene un significado que transforma en propuestas

¿Le gustaría realizar una animación de forma sencilla? MaeFloresta le permite hacerlo como nadie lo hace en el continente.

Esta empresa fue seleccionada por Banco Interamericano de Desarrollo como una de las empresas tecnológicas más disruptivas de América Latina; escogidos por Kidd’s Choice Awards 2017, como mejor app para niños, tienen una visión de los negocios basada la creatividad y centra su capacidad diferencial en querer hacer parte de construcción de una industria a partir de la educación de los más jóvenes.

Esta entrevista gira en torno a la sumatoria de procesos, tanto creativos como empresariales, a su herramienta central TupiTube, y que nos cuentan sus fundadores Gustavo González y Erika Acero:

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Qué es Maefloresta?

Gustavo González (MaeFloresta): Pues… Te voy a contar y conectar el origen del nombre con el nombre de la empresa, con el concepto del producto que estamos desarrollando y un poco con el comienzo de la iniciativa.

Todo comienza en el 2010… Yo vengo de fracasar, bueno de aprender, en varios proyectos de emprendimiento de distintos tipos, bueno digo primero que fracasar, luego que aprender, porque culturalmente he tenido muchos problemas, porque nosotros todavía no hacemos millones de dólares y mira que acá en Colombia, se cree que fallar es un error cuando es todo lo contrario es una forma de aprendizaje.

Había hecho cuatro intentos de emprendimiento y vengo saliendo del último, entonces vengo de una etapa como de depresión, una especie de limbo, si se quiere, en donde como ingeniero tengo como la intención de reinventarme… Decía: Quiero hacer algo diferente, algo que nadie esté haciendo en Colombia, porque yo venía de trabajar en una ARP (Administración de los Riesgos Profesionales), en una empresa de soporte y con algunos proyectos nuevos, pero no tenía nada disruptivo, no saltaban de la página y no tenían ningún reconocimiento especial. Entonces, en ese momento de tratar de reencontrarme  a mí mismo, dije bueno voy a hacer algo que no se esté haciendo en Colombia, me dé o no me dé plata, vea, cuando comencé con la ARP, ese era el pensado, porque pensaba, todo el mundo necesita una… Y pues me salí de esa forma de ver el mundo, de esa filosofía.

Yo ya tenía una experiencia de hacer contenido animado y el tema de la animación siempre me había llamado la atención, pero como ingeniero no lo veía desde la mirada de un estudio, yo no pensaba, creo un estudio de contenido animado… Desde la ingeniería yo pensaba, quiero trascender un poco más y pues desde esa época ya manejaba referencias de Pixar y es una empresa que tiene una historia muy difícil y que la gente no conoce. Pero lo duro no lo conocen, que durante los ochentas duraron buscando su modelo de negocios… En fin y yo venía montado en esa historia, en especial de uno de sus fundadores, Ed Catmull y pues como yo ya había tenido una experiencia previa con un estudio, más mis ganas de trascender, al conectar todo esto, pues nace la idea de desarrollar un software de animación.

Entonces, corría el 2010, y entonces nos invitan desde Brasil a un evento que se llama Latinoware y ese evento convocan a todos desarrolladores de software libre de la región para que den a conocer sus proyectos y yo ya tenía unos pinitos, y como hablar de programas de animación en América Latina era todavía exótico, de cierta manera llamé su atención. De hecho, ahí fue que me di cuenta que yo no estaba siendo diferente a nivel de Colombia, sino también a nivel latinoamericano.

Lo curioso es que la dificultad, lo utópico de la vaina era lo que más me llamaba la atención porque los caminos que ya había recorrido eran los seguros, desde conseguir empleo, trabajar en una empresa de desarrollo, hasta desarrollar un software que todo el mundo necesite, que todo el mundo compre. En ese momento confluyen todas las ideas, y en ese momento nace la idea de crear un proyecto de software libre de animación y que sea disruptivo que en algún momento será una empresa, en ese momento no busqué modelo de negocio, ni quiénes eran mi competencia, en ese momento no ocurrió, el proyecto se convirtió en un laboratorio de investigación que dio como resultado a Tupi.

De la invitación a Brasil que fue en Iguazú pues nace también el concepto que alimenta el nombre, MaeFloresta es madre selva el portugués de Brasil, así como Tupi, y estando allá en medio de tanta vida, decidí que mi proyecto debía emanar eso, vida, que mi empresa sea la madre de muchos productos, que tengan que ver con animación. Entonces el primer producto tenía que ser hijo de ese concepto y estando ya en Cali me pongo a investigar y encuentro que uno de las familias indígenas más fuertes de Brasil son los Tupi, de ahí el nombre.

Qué es TupiTube, este video se lo explica.

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Quiénes fundan MaeFloresta?

Gustavo González (MaeFloresta): La fundamos Erika Acero y yo. De 2010 al 2017 el grupo de investigación avanza en medio de todas las dificultades que tú quieras. En 2010, el solo hecho de hablar del proyecto generaba enemigos, porque en esa época Adobe Flash era un estándar mundial y era fácil que la gente se le riera a uno en la cara: “Ah sí, usted se va a poner a hacer software de animación y le va a competir a Adobe” e irónicamente hoy no existe Adobe Flash… El hecho es que acá en Colombia hemos tenido que luchar mucho contra el escepticismo.

Gustavo Gómez y Erika Acero, fundadores de MaeFloresta

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Por qué desarrollo tecnológico enfocado a la animación y no a los productos tradicionales de la programación y evitarse problemas?

Gustavo González (MaeFloresta): Tiene que ver con mi perfil, desde la época de la universidad he sido emprendedor y yo ya sabía antes de graduarme que quería tener mi propio proyecto empresarial, pero tenía como dos problemas, uno, quería hacer algo disruptivo y dos como ingeniero tengo una particularidad, una conexión con el arte y pues todo lo contrario al ingeniero promedio que habla de soluciones, códigos, implementaciones, muy técnico y pues yo tengo esa afinidad fuerte por el arte, una necesidad por ese tema.

Y no quiero caer en una mala comparación, pero se me hace lógico hacerlo: En ese punto siempre me he sentido cercano a Ed Catmull, porque compartimos las dos pasiones, tecnología y arte, y como emprendedor te lo digo, durante todo este tiempo, hemos tenido que soportar todo el tiempo el paredón de la burla, del escepticismo por hacer comparaciones que a la gente no les parece pero que a nosotros nos inspiran. Es hora de que hablemos de los fracasos y de la necesidad de tener referentes que nos sirvan para crecer, eso hasta ahora se está empezando a hacer en nuestra cultura y es súper fundamental. Nos faltan años, pero estamos comenzando… Pero básicamente esa es la razón de no dedicarme a hacer lo que muchos otros hacen.

Esto se puede animar en TupiTube

Carlos Ayala (Bien Pensado): Voy a hacer un cambio de tema por un momento para preguntarle a Erika algo un poco más centrado al tema empresarial ¿Cómo definen ustedes el mercado al que se van a dirigir?

Erika Acero (MaeFloresta): Pues el en proceso que vivió Gustavo, cuando empezó a crecer, la idea era que lo contactaran estudios de animación y nos encontramos con una serie de correos de profesores de todo el mundo que nos decían que estaban usando nuestra herramienta para enseñarle a animar a niños. ¿Por qué? Porque la herramienta es tan sencilla, tan intuitiva, terminó siendo usada por niños.

Esos usuarios profesores dieron la pauta, si bien no dijeron explícitamente, el mercado de niños ó jóvenes … el producto fue encontrando su mercado en los principiantes.

Gustavo González (MaeFloresta): El mercado nos encontró a nosotros…

Erika Acero (MaeFloresta): Otra cosa, es que Gustavo como no estaba buscando hacer dinero o buscar mercados, pues lo que ocurrió fue lo contrario, la gente que estaba usando la herramienta buscaba funcionalidades y nos buscaba para felicitarnos, para contarnos qué estaban haciendo con la herramienta a decirnos que los niños y los jóvenes usaban la herramienta para usar su tiempo de forma útil y eso fue lo que ocurrió durante un buen tiempo.

Ahora, cerca del 2016, Gustavo define que esto no era una fundación o una ONG como se había planteado y se retoma el tema de ser una empresa y por mi parte, que ya venía de una serie de proyectos, donde había aprendido lo que necesitaba, entonces cancelé eso, luego de ocho años, y empecé a buscar a hacer lo que me gusta, me encontré con la industria creativa por los lados de la música.

Carlos Ayala (Bien Pensado): Permítanme los interrumpo porque me surge una pregunta sobre el sostenimiento, mientras surtía toda esa historia, ¿Cómo se sostenían y cómo sostenían el proyecto?

Gustavo González (MaeFloresta): Bueno le voy a hacer una síntesis para poder contar la cosa: Primero, un grupo de investigación, durante un periodo corto de tiempo una fundación y luego un proyecto definitivo de emprendimiento que es donde estamos ahora. Durante las primeras fases, yo tenía que partir mi tiempo entre freelance y trabajos de corto tiempo, de ahí salía el dinero para subsistir, para pagar las cuentas y para el tema del desarrollo del producto que a mí me gusta era todas las noches, fines de semana, festivos y todo espacio que yo tenía para el proyecto. Entonces, mire tengo 42 años y mi familia se convirtió en mi proyecto… Mientras una persona “normal” a las 11 de la noche estaba rumbeando o no sé viendo televisión, pues yo estaba programando.

Erika Acero (MaeFloresta): Por mi parte pues yo logré ingresos que me permitían mantenerme en el proyecto.

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Cuál fue la señal o negocio que les permitió decir, podemos vivir de esto?

Erika Acero (MaeFloresta): Yo conozco a Gustavo desde la universidad y pues al ser tan buenos amigos siempre supimos que en algún momento íbamos a coincidir en algún proyecto juntos. Y pues llegó el momento en el que hicimos click, aparece un programa del MinTic que se llama Apps.co de descubrimiento de negocios y entramos a un programa de asesorías, donde empiezan a empujarte a que se realicen eso que nos preguntas, el tipo de mercado, hacia dónde vamos.

En ese proceso, descubrimos que nuestra herramienta se usaba en más de 120 países por año. Entonces ese fue el descubrimiento de negocio.

Más animación hecha en 2-D con TupiTube

Gustavo González (MaeFloresta): Otra cosa que se logró fue… Vea, es que yo estaba cansado de trabajar en tiempos extras o tiempos muertos y yo quería era levantarme temprano a trabajar todo el día en esto, hasta la madrugada, que yo no tenga que en el horario de oficina, donde puedo ser más productivo, trabajar para otras cosas y esto tenía que volverse empresarial, entonces había otra mirada.

Erika Acero (MaeFloresta): En su momento no había claridad, pero sabíamos que con esa cifra había una oportunidad y teníamos que usarla, fuera para un producto o servicio, cloud, lo que fuera, pero teníamos que ponerlo a trabajar.

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Cuál es el balance empresarial hasta este momento?

Erika Acero (MaeFloresta): Mira, uno debe ser consiente de todas las cosas que te pasan en estos procesos y nosotros aún somos una empresa en etapa temprana, esto quiere decir que desarrollamos un producto que se mantiene en producción y que está dando unos resultados, tenemos otro producto en etapa mínimo viable, una aplicación, que tiene un proceso pero ya tenemos una idea para dónde va. Ahora en términos de empresa, validamos la propuesta de valor que tiene que ver con el tema de los niños, del aprendizaje, de los principiantes, eso ya está validado, es decir, trabajo con los usuarios y hemos visto los beneficios de los usuarios que trabajan con nosotros, los padres y los mismos muchachos. En este momento estamos experimentando otros modelos de negocio para encontrar lo más eficiente, y ese es el trabajo trazado en este tiempo.

Ahora, hitos para destacar, ganamos un programa de Cámara y Comercio llamado Valle-E, en el demo Day de MinTics fuimos una de las empresas destacadas, el Banco Interamericano de Desarrollo nos llevó a Miami como una de las empresas más disruptivas de América Latina en la industria creativa. Nickelodeon seleccionó a TupiTube como la app favorita del Kidd’s Choice Awards 2017, en noviembre graduamos a nuestros primeros 40 alumnos de acercamiento al arte digital y la animación y en diciembre nos ganamos el premio a la valentía emprendedora del Grupo Carval que nos dio un capital semilla para seguir trabajando.

Stop Motion hecho con TupiTube

Carlos Ayala (Bien Pensado): Dentro de ese proceso ¿Qué es lo más difícil que han tenido que pasar?

Erika Acero (MaeFloresta): Entender que como empresa de tecnología debemos acercarnos a modelos de negocio de forma rápida. Entonces es enredado entender que nuestra comunidad de trabajo es fuera del país, que en Colombia era el lugar donde menos usuarios o clientes teníamos y que ahora debemos vender algo en mercados que no nos habíamos enfrentado. Tratar de encontrar la forma de entrar a mercados externos.

Ahora en Colombia, en las empresas de bases tecnológica, digamos nos hemos encontrado de muchos tipos, las consideradas Starups, que venden la herramienta, o el software en la nube o los servicios en la nube o los más conocidos ahora que son conocidos como los maket place, donde tienen una comunidad por un lado y otra, y entre ellos transan cosas, entonces ante esas posibilidades de modelos de negocio y querer además plantear otra forma de negocio, pues eso ha generado un poco de dificultad.

Producto TupiTube desk

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Cuál es la estrategia de negocios de ustedes?

Erika Acero (MaeFloresta): Nosotros le estamos apostando a lo que llaman el juego largo y es una apuesta por un modelo que se llama bienes digitales. Este modelo de negocio es tu compras un e-book en cualquier plataforma, lo usas, lo rayas, en tu tableta, y es un libro totalmente digital lo mismo pasa cuando compras una canción en una plataforma digital, tu compras la canción, pero sigue siendo un bien digital, esa una característica de las empresas de la industria creativa. Entonces nosotros le estamos apuntando a todo el modelo de los video juegos, si tu miras ese segmento que están en boga, es que te venden todo, una vaca para que crezca tu granja, una espada, una vida para que sigas jugando, lo que sea, ese es el modelo. Esa es la apuesta.

Carlos Ayala (Bien Pensado): Comparados con otras empresas de su sector ¿Cuál es su diferencial?

Erika Acero (MaeFloresta): En la comunidad de usuarios tienes a los profesionales de un lado que son los que usan las herramientas profesionales, los intermedios que aprendieron por puro gusto y saben algo más que los principiantes, pero que nunca van a ser profesionales y tenemos a lo beginners que es donde nosotros nos enfocamos y la diferenciación se da en la propuesta de valor en que ese principiante tenga su primera experiencia de creación de contenido animado. Es el enfoque y lo puedes ver cómo desde tu celular puedes crear una animación en Tupitube, que busca que la gente se exprese por medio de la herramienta.

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Cuáles son las actividades de fidelización que utilizan?

Erika Acero (MaeFloresta): En la comunidad de usuarios tenemos retos e intercambio y se genera por medio del contenido, de concursos para que todo el tiempo estén interactuando con nosotros. Retomando el tema de los videojuegos, que usamos como enganche y de fidelización.

Usando TupiTube al extremo

Carlos Ayala (Bien Pensado): ¿Qué decirle a los empresarios de su sector para que se animen a seguir trabajando?

Gustavo González (MaeFloresta): Tu pregunta me anima a contarte una visión alternativa que tenemos del proyecto. Si bien cuando definimos los proyectos, definimos el mercado y demás lo podemos ver como una propuesta de valor lúdica, nosotros también estamos en el ejercicio de apoyar la industria de la animación en Colombia y de hecho en Latinoamérica. Cómo lo estamos haciendo, en los acercamientos que hemos tenido, en los colegios, en los pilotos que estamos haciendo de formación y estamos encontrando talentos sorprendentes, talentos tempranos, de 12 y 13 años… Entonces nosotros le estamos apostando a una cultura de la animación que se convierta en el primer piñón de todo el armazón de la industria de animación en Colombia. Mira, en 2013 el Gobierno de Kerala (India) lanzó un proyecto que se llama Animation Trading For Students, entonces allí durante un año, 400.000 niños usaron nuestra herramienta, por qué, porque la India está pensando, si quiero mejorar la industria de la animación en 10 años, a quién tengo que entrenar, pues es a los niños, porque ellos en 20 años serán nuestros animadores, productores, directores y estamos trabajando en eso. Ahora el tema es de seguir trabajando y generando contenidos para que haya más de dónde coger, donde se pueda generar una cadena donde debemos centrarnos en educación.

Lecciones MaeFloresta

  • El mercado de modelos tecnológicos que se pueden desarrollar de forma sostenible está apenas explorado en América Latina
  • La fusión de negocios con ideas rentables que a su vez permitan un plus social se centra en la investigación a fondo de trabajos ya exitosos, se aprende emulando a los grandes.
  • Pensar en ser el pilar de una industria no es una ambición inalcanzable si desde el inicio se tiene claro que se quiere ser diferente y se es diferente.
  • Educar para generar motores creativos a futuro, la apuesta más alta que pueda hacer una empresa.
  • Apuntalar los negocios en la creatividad y tener la capacidad de ser eclécticos permite la permanencia en el tiempo.

Artículos Relacionados

    Periodista e investigador económico de Bien Pensado. Historiador, escritor y autor de novelas (El Instalador-Manual de Levitación Magnética) y cuentos de ciencia ficción (Relojes que no marcan la misma hora) y género negro. Cofundador del movimiento literario Las Filigranas de Perder. Ha estado vinculado a distintos medios periodísticos, y cree profundamente que la historia de una sociedad se transforma reconstruyendo su imaginario a partir de nuevas propuestas narrativas.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *