No sólo de pasión vive el hombre

No solo de pasion vive el hombre

La pasión es el motor del emprendimiento. Sin pasión un negocio no alcanzará su máximo desarrollo. Sin pasión no hay innovación.

Sin embargo, la alta tasa de mortalidad de nuevas empresas no es falta de pasión, es falta de resultados. Resultados medidos en ingresos, utilidades y clientes. La pasión debe generar un resultado relevante y sostenible, ofrecer una nueva forma de solucionar algo o disfrutar de algo, o ¿por qué razón habría un cliente potencial de preferir su producto o servicio si ya existen otros en los cuales confía?

La realidad de las Pymes

Especialmente en las Pymes, todo negocio nace de una pasión (a diferencia de muchas grandes compañías que nacen de la oportunidad de hacer dinero en un sector -petróleo o telecomunicaciones, por ejemplo-), de una idea innovadora que revolucionará el mundo, de un producto que sorprenderá a los consumidores o de un servicio que hará que los clientes supliquen por más.

La realidad es un poco diferente. Si bien algunas ideas lograrán convertirse en negocios prósperos, duraderos y rentables; la inmensa mayoría se desvanecerá en el anonimato. Alcanzarán niveles de ventas mínimos de supervivencia, sin generación adicional de empleo o simplemente cerrarán para evitar más pérdidas.

El origen de todos los males

La falta de mercado, de clientes. Cuando se prueba la idea -usualmente con amigos y conocidos- a todos les gusta, y guiarse sólo por la opinión de los amigos es demasiado riesgoso para invertir cualquier capital, pues recuerde que la pregunta no es si le gusta, es si lo compraría.

Entonces no se engañe, la pasión es necesaria pero no es la fórmula del éxito. De nada sirve trabajar en algo apasionadamente día y noche, si esto no genera los ingresos que necesita para cubrir sus gastos y sacar adelante su negocio.

Conclusión

Enfóquese en lo que realmente genera valor para su negocio. Esmérese -con pasión- en resolver mejor los retos de sus clientes o satisfacer mejor sus necesidades que sus competidores. Esto es lo que mantendrá su negocio a flote. Puede trabajar todo el día incansablemente, pero si trabaja en las cosas incorrectas nada cambiará.

No sólo de pasión vive el hombre.

Artículos Relacionados

Autor de Yellow, Detalles que Enamoran, Bueno, Bonito y Carito, El día que David venció a Goliat y Facebook Toolbox. Antes de fundar Bien Pensado trabajó para compañías como Coca-Cola, DuPont, Avery Dennison, Varta Rayovac y el Grupo Latino de Publicidad. Administrador de Empresas, Especialista en Psicología del Consumidor y MBA. Colombiano, lector compulsivo, testarudo por naturaleza y optimista por convicción. www.DavidGomezGomez.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *