Breve historia de las marcas: L’Oréal

De 1500 a.C. a hoy: La extraordinaria historia del tinte para el pelo

Todos hemos tenido que ver con tintes para el pelo: Desde ver a nuestras mamás, novias, hermanas, esposas y amigas, hasta amigos nuestros cambiando su tono de pelo, tratando de disimular las canas o por el simple gusto de renovar su imagen.

Sin embargo, como con muchas de las cosas que nos rodean, pocas veces nos preguntamos cuál es el origen de este singular producto de belleza, que además de mover millones de dólares anuales ha hecho parte de la historia de la humanidad y casi que como la escritura misma, desde sus albores.

La tintura de pelo ha recorrido un largo camino para lograr el desarrollo de hermosos colores, vibrantes y comerciales que conocemos hoy. L’Oréal y su fundador Eugène Schueller han sido parte fundamental de esta emocionante historia que les compartimos hoy:

Desde la antigüedad nos queríamos cambiar el color del pelo

1500 a.C.

Debido a los logros alcanzados por los egipcios como civilización, en realidad no debería sorprendernos que ellos también incursionaran en los tintes para el cabello. Utilizaron la henna para camuflar canas (sí, la preocupación por los indeseados grises data de hace mucho).

Los griegos y los romanos usaron extractos de plantas para colorear su pelo. También crearon un tinte permanente para el cabello negro. Sin embargo, cuando descubrieron que era demasiado tóxico para usarlo, cambiaron a una fórmula hecha con sanguijuelas que se fermentaba en un recipiente de plomo durante dos meses. Tomó unos cientos de años ampliar las opciones de color más allá del negro.

300 a.C.

Durante el Imperio Romano, las prostitutas debían tener el pelo amarillo para indicar su profesión. La mayoría llevaba pelucas, pero algunas usaban una mezcla hecha con cenizas de plantas quemadas o nueces para lograr el tono. Mientras tanto, otras civilizaciones antiguas como la Galia y los sajones teñían su cabello con una variedad de colores vibrantes para mostrar su rango y como un medio para intimidar a los oponentes en el campo de batalla.

500–1500 d.C.

El pelo rojo aparece en los registros históricos por primera vez como resultado de una mutación genética en la Edad Media, con el primer caso documentado de pelirroja de origen natural en Escocia. Durante muchos años, las personas con cabello rojo natural fueron objeto de sospechas de brujería. No fue hasta que la reina Isabel I tomó su corona que el pelo rojo se volvió más aceptable y se empezaron a desarrollar tintes o sustancias que emulaban el color real de pelo.

Romanticismo y modernidad

1800

No cambió mucho hasta la década de 1800, cuando el químico inglés William Henry Perkin hizo un descubrimiento accidental que cambió el tinte de pelo para siempre. En un intento de generar una cura para la malaria, Perkins creó el primer tinte sintetizado en 1863. El color era malva y apropiadamente llamado Mauveine. Poco después, su profesor de química August Hoffman derivó una molécula de color cambiante de Mauveine (llamada para-fenilendiamina, o PPD), y sigue siendo la base para la mayoría de los tintes para el cabello permanentes en la actualidad.

En 1907 nace L’Oréal y cambia la industria de la belleza

Eugène Schueller en su laboratorio. Crédito foto: L’Oréal

Este año, Eugène Schueller creó el primer colorante químico para fines comerciales. Lo llamó Aureola. Más tarde se llamaría L’Oréal, al igual que la compañía que fundó.

Schueller se graduó de la Escuela Nacional de Ingeniería Química de Francia Ecole Nationale Supérieure de Chimie de París en 1904 y continuó sus estudios para crear la compañía que más tarde se convertirá en L’Oréal, Société Française des Teintures Inoffensives pour Cheveux, el 30 de julio de 1909.

Schueller demostró su capacidad para nuevas ideas al crear sus primeras fórmulas de tinte para el cabello bajo el nombre de Oréal, utilizando una mezcla de compuestos químicos inofensivos. Los tintes son un gran avance en el momento, proporcionando una gama sutil de colores en contraste con otros métodos en el mercado, que utilizan henna o sales minerales, pero producen un aspecto brillante y algo artificial. Schueller presenta una patente (n ° 383920) el 24 de marzo de 1908.

1910: Primera vitrina de peluquería

Gracias a su determinación y ambición, Schueller logra convencer a los estilistas de París para que usen sus tintes. Schueller, además, está lleno de ideas para la nueva compañía y trae representantes para vender sus productos en toda Francia. También establece una escuela de decoración para el cabello en la Rue du Louvre en París, que él supervisa personalmente, utilizando a un ex estilista de la corte rusa para demostrar sus ideas. Advirtiendo rápidamente que su éxito está estrechamente relacionado con el de los estilistas, se propone forjar un vínculo especial con la profesión, que se fortalece con el tiempo.

1920: Ya es un asunto internacional

Cuando la Primera Guerra Mundial finalmente termina, comienza una nueva era. En todo el mundo, las mujeres ya trabajan, ganan dinero, están cada vez más preocupadas por su apariencia y buscan formas de evitar que las canas revelen su edad. Los tintes para el cabello L’Oréal son un gran éxito, incluso más allá de las fronteras de Francia, abriéndose camino en Italia en 1910, Austria en 1911 y Holanda en 1913, incluso llegando a lugares tan lejanos como Estados Unidos, Canadá, el Reino Unido y Brasil.

1925: Oro para aclarar de L’Oréal

Schueller no se detiene, continúa volcando su imaginación y esfuerzo hacia una serie de desarrollos, fabricando celuloide, barniz y plásticos (incluso creando una empresa en Rusia). Sus éxitos en la industria solo sirven para fortalecer su creencia de que la investigación y la innovación son la piedra angular del crecimiento y el éxito. Schueller presenta este año L’Oréal d’Or, un innovador producto para aclarar el cabello que crea tintes dorados y otorga un aspecto aún más natural al cabello rubio.

1928: Adquisición de Monsavon

Adicionalmente, Schueller adquiere la empresa Savons Français, fundada en 1920. El sitio de producción de la compañía, ubicado en Rue Martre en Clichy, se convertiría más tarde en la sede de L’Oréal y allí el inventor comienza a poner en práctica planes para modernizar el negocio, centrándose en mejorar la calidad y reestructurar la campaña publicitaria de la famosa marca de jabones Monsavon.

Aparece O’Cap: La estrella del cuidado del cabello

Loción capilar O’Cap: haga espuma y lávese sin agua. Con la gente todavía lavando el cabello con poca frecuencia, este gel de espuma para el cabello, toma su nombre del término francés para la loción para el cabello, Eau Capillaire, pone champú en el mercado, reflejando las premisas de un enfoque educativo apreciado por Eugène Schueller: una campaña para que gradualmente haga a los franceses más conscientes de los problemas de higiene personal.

1929: Resultados inmediatos… con Imédia

En un intento por ofrecer colores de cabello cada vez más sutiles y duraderos, Schueller busca desarrollar una solución de coloración orgánica capaz de penetrar la fibra capilar, basándose en una patente registrada años atrás y dedicada a un grupo de tintes de penetración rápida conocidos como paradiaminas y desarrolla Imédia, que goza de un éxito repentino y deslumbrante, gracias a una innovadora solución de empaque presentada en 1931: mientras los competidores comercializan sus productos en grandes contenedores con alto riesgo de oxidación, Schueller rompe el molde al envasar los productos Imédia en dosis individuales para mejorar la seguridad y la comodidad de ambos estilistas y clientes finales.

1931: Schueller también fue pionero de la publicidad

No contento con simplemente crear nuevos productos, Schueller convierte su talento en desarrollar eventos promocionales e inventar nuevas estrategias publicitarias. En 1931, tuvo la idea de colocar una sábana sobre la fachada de un edificio parisino para crear una cartelera gigante para la loción capilar O’Cap. En 1932, con la publicidad de radio todavía en sus primeras etapas y los comerciales leídos de principio a fin desde el estudio, Schueller es el primero en transmitir un comercial que se canta en lugar de hablar. Así nació el jingle o “tintineo”.

Schueller creía que había dos tipos de publicidad: publicité d’attaque, diseñada para aumentar el interés, y publicité de rendement, diseñada para maximizar las ventas.

Dato curioso

¿Alguna vez se preguntó de dónde viene el término rubio platino? Puede agradecerles a Howard Hughes y Jean Harlow. En 1931, en lo que podría ser la estrategia de relaciones públicas más exitosa de la época, Hughes lanzó una película llamada Platinum Blonde, titulada para promocionar y capitalizar el color de cabello de la joven estrella, Jean Harlow. Muchos admiradores rápidamente siguieron su ejemplo, tiñéndose el cabello para que coincidiera con el de Harlow. El equipo de Hughes incluso organizó una cadena de clubes Platinum Blonde en todo el país, con un premio de US$10,000 que se destinaría a cualquier peluquero que pudiera copiar el tono de Harlow.

Irónicamente, Harlow nunca admitió teñirse el cabello

1933: Incursión en campañas de prensa con Votre Beauté

Para animar a las mujeres a enfocarse más en los productos de cuidado en un momento en que la industria de la belleza y la higiene personal ayudaba a las mujeres a disfrutar de mayor libertad, Schueller publica Votre Beauté (Tu belleza), la primera revista mensual de salud y belleza para mujeres. El químico-fabricante agrega una cuerda adicional a su arco a través de su trabajo como editor, periodista y artista de maquetación, mientras busca la mejor manera de cumplir con las verdaderas expectativas, estilos de vida y necesidades de las mujeres. El resultado es un nuevo enfoque para pensar sobre la apariencia.

Aparece Dopal, el primer champú sin jabón

Shampoo-tomado de la palabra Hindi “champo”, que significa masaje o amasar, aún no se ha convertido en un producto cotidiano. No es sorprendente dado que los champús hechos por estilistas, que usan jabón negro hervido en agua mezclado con cristales de soda, tienen poco atractivo entre los consumidores. L’Oréal finalmente les da a los de la industria un verdadero champú sin jabón (sulfatos de alcohol graso) que es considerablemente más suave en el cabello y se vende en botellas de un litro. Conocida como “Dopal”, la gama de productos todavía se vende hoy como “Dop”.

De aquí en adelante entran en competencia mundial marcas que ya venían desarrollando productos de aseo o similares a los presentados por L’Oréal como Schwarzkopf, Wella, y con esto el desarrollo del catálogo en las líneas de tinte para el pelo se hicieron más populares.

Luego de la década de los 30 y 40s, los desarrollos en la investigación y la tecnología en el campo de la belleza fueron radicales, por lo tanto el avance fue más rápido. A continuación dejamos los eventos más importantes para las décadas subsecuentes:

1950

Antes de 1950, ir de rubio implicaba el uso de lejía y por lo tanto se causaba mucho daño. Lawrence Gelb desarrolló fórmulas que datan de la década de 1930, pero el descubrimiento realmente revolucionario se produjo en 1950. Ese año, Clairol, la compañía Gelb fundada con su esposa Jane Clair, introdujo el primer producto de tinte para el cabello que aclaraba el cabello sin decolorarlo. Clairol Hair Color Bath, que permitía a las mujeres teñirse el cabello en casa, discretamente (esto era importante, ya que las mujeres preferían no dar a conocer el hecho de que tinturaban sus cabezas en este momento) se convirtió en un gran éxito entre las masas.

1960–1970

A fines de la década de 1960, teñirse el pelo era algo común, y en 1968 fue el último año en que se solicitó a los estadounidenses que informaran sobre el color natural de su cabello en los pasaportes: la prevalencia del tinte para el cabello hacía que esta información no tuviera sentido. Y para la década de 1970, los sentimientos públicos hacia el teñido del cabello comenzaron a cambiar. Los lemas como “Porque lo vales” de L’Oréal alentaron la aceptación de usar abiertamente productos para el cabello. Claramente, el cambio en el punto de vista fue duradero.

1980

Hoy no se puede encender la televisión sin ver que alguna celebridad está tratando de venderle el color de su cabello. Bueno, todo comenzó en los años 80, la década de los avales de las celebridades. Las marcas comenzaron a asegurar a los nombres más importantes de Hollywood (piensen en Cybill Shepherd y Heather Locklear) para respaldar sus productos, una progresión natural, dado que las estrellas de Hollywood habían estado sirviendo como inspiración para el cabello desde los años 30.

Durante las décadas siguientes asistimos a una guerra silenciosa entre marcas que han ido mejorando sus productos alcanzando margenes de ganancias superiores al billón de dólares anuales. Esta competencia ha permitido que los productos hayan mejorado notablemente y que los tintes de pelo tengan hoy una calidad inimaginable hasta hace 20 años.

Por su parte, L’Oréal continuó presentando tintes de alta calidad y desarrolló catálogos en todas las líneas de trabajo para que los soldados de la industria, que son realmente los estilistas, puedan mejorar su servicio. De otro lado, también se enfocaron en trabajar más con la comunidad y den desarrollar una línea de responsabilidad social enfocada a crear productos amigables con el medio ambiente y que le aporten a las comunidades.

2015: L’Oréal lanza programa para transformar la industria de la belleza en toda Europa

La división de productos profesionales de L’Oréal lanzó “Salon Emotion”, un programa pionero para apoyar el desarrollo de la industria de la peluquería en Francia y Europa. Presentado en Francia y otros importantes países europeos a partir de enero de 2015, el programa pretende transformar 6.000 salones en Europa a finales de 2018.

Los años siguientes, además de seguir impulsando investigaciones alrededor de la mejora de sus productos, han hecho alianzas estratégicas que apuntan a la responsabilidad social y mejorar la vida de las personas que trabajan en la industria de la belleza. También han presentado productos que van más allá de campo estético:

En el Consumer Electronics Show, 2017, L’Oréal presentó My UV Patch, el primer sensor de piel diseñado para monitorear la exposición a los rayos UV para ayudar a los consumidores a informarse sobre la protección solar.

El parche es un adhesivo transparente que, a diferencia de los dispositivos rígidos actualmente en el mercado, se estira y se adhiere directamente a cualquier área de la piel que los consumidores quieran monitorear. Midiendo aproximadamente una pulgada cuadrada en el área y 50 micrómetros de espesor – la mitad del grosor de una hebra de cabello promedio – el parche contiene tintes fotosensibles que factorizan el tono inicial de la piel y cambian de color cuando se exponen a los rayos UV para indicar niveles variables de exposición al sol.

Realmente son fieles a sus orígenes, siguen aportando desde el desarrollo y la investigación científica.

El día de hoy

Hoy en día, “el 70 por ciento de las mujeres en el mundo usan productos para teñir el cabello”, según el diario The Atlantic. En la actualidad, los colores del cabello varían: desde colores creíbles hasta técnicas como el pelo de carey hasta el pastel o creaciones como el tono de pelo ópalo. Está claro que el futuro del color del cabello será tan rico como un pasado que fue en su gran parte tallado por L’Oréal.

Lecciones de L’Oréal

  • Nada en el mundo está totalmente inventado, siempre, con cada producto, habrá algo más que hacer.
  • La investigación y el desarrollo científico son necesarios para llevar a otro nivel nuestros productos.
  • Un producto, el que sea, no solo ofrece el beneficio inicial para el que fue diseñado.
  • Cada producto puesto en el mercado puede cambiar paradigmas en una sociedad, mejorar comportamientos y hábitos en sus compradores.
  • La vida comercial de un producto no depende de una tendencia si esa marca es la que determina el porvenir de un estilo.

    Periodista e investigador económico de Bien Pensado. Historiador, escritor y autor de novelas (El Instalador-Manual de Levitación Magnética) y cuentos de ciencia ficción (Relojes que no marcan la misma hora) y género negro. Cofundador del movimiento literario Las Filigranas de Perder. Ha estado vinculado a distintos medios periodísticos, y cree profundamente que la historia de una sociedad se transforma reconstruyendo su imaginario a partir de nuevas propuestas narrativas.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *