Así se hace el café: lo que no se muestra no se vende

Mostrar la molienda hace la diferencia en el café instantáneo

Lo que no se muestra no se vende

Uno de los principales obstáculos para la venta es el escepticismo de los clientes. Del tipo, “Por tan poquito no dan tanto”; “¿Si será que funciona?”; “Esa marca no la conozco” o; “Ese café no me gusta porque es instantáneo”.

En consecuencia, el primer paso para vender es generar confianza y eliminar los prejuicios que existen en la percepción de la gente. Reales o imaginarios, al fin y al cabo son prejuicios.

Por eso el caso de esta máquina expendedora de café que me encontré en el aeropuerto de Roma es un buen ejemplo de cómo romper paradigmas del consumidor para la compra. Si tiene un paladar exquisito y sólo toma café recién molido, aquí también se le tiene. En otras palabras, el que el café sea de una vending machine no significa que no tenga la frescura y el aroma que le gusta.

¿Mi lectura del mensaje al mostrar cómo se muele el café en la máquina expendedora?: “Este café no es tan malo como cree. Tómese uno. Vea que está recién molido”. Lo que no se muestra no se vende. ¿Qué pasa cuando los escépticos del café de máquina ven el proceso de molido? Más ventas. Simple. Los procesos son una forma de diferenciación. Lo que no se muestra no se vende.

Autor de Detalles que Enamoran, Bueno, Bonito y Carito, El día que David venció a Goliat y Facebook Toolbox. Antes de fundar Bien Pensado trabajó para compañías como Coca-Cola, DuPont, Avery Dennison, Varta Rayovac y el Grupo Latino de Publicidad. Administrador de Empresas, Especialista en Psicología del Consumidor y MBA. Colombiano, lector compulsivo, testarudo por naturaleza y optimista por convicción. www.DavidGomezGomez.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 thoughts on “Así se hace el café: lo que no se muestra no se vende

  1. SÍ SEÑOR LO QUE NO SE MUESTRA NO SE VENDE
    OTRO EJEMPLO QUE PONGO ES LA CENICIENTA QUE SOLO HASTA QUE SALIÓ A LA SOCIEDAD CON SUS MEJORES TRAJES FUE QUE CONOCIÓ A SU COMPRADOR E PRINCIPE AZUL QUE SOÑABA
    OJO PERO DEJÓ SU TARJETA ÚNICA LA ZAPATILLA

    DONDE NO LA DEJE NO LA ENCUENTRAN,

    COMO UN VENDEDOR QUE ME TRAJO LA PRESENTACIÓN DE LO QUE NECESITABA PERO NO TENÍA NI DIRECCION NI TELEFONO Y NO FIGURABA EN INTERNET, POR SER NUEVA LA EMPRESA ME TOCÓ ESPERAR HASTA QUE APARECIÓ PARA EL CONTACTO, PERO ESE IMPULSO DE COMPRA LO PERDIÓ SOLO GANO EL SIGUIENTE PEDIDO
    LO QUE NO SE MUESTRA NO SE VENDE, PERO DEBEMOS DEJAR NUESTROS DATOS PARA ESE MOMENTO DE COMPRA NOS ENCUENTREN,