El amor comienza por casa

El amor comienza por casa

El amor comienza por casa

La Madre Teresa decía, “Si quiere cambiar el mundo, vaya a su casa y ame a su familia”. En nuestras empresas es lo mismo. Antes de ir a enamorar a los clientes, enamore a su equipo, a la gente que hace que las cosas pasen y que está con usted al pie del cañón día y noche.

Cuando los empleados están motivados, encuentran sentido en lo que hacen, cuentan con las herramientas y se sienten reconocidos, su nivel de compromiso con la organización se dispara. El compromiso es la conexión emocional del empleado con los objetivos de la compañía, resultando en esfuerzos adicionales.

Reconociendo al equipo en público

Como dice el dicho, «Reprenda en privado y felicite en público». Sin embargo, no es tan común como debería. Por eso me llamó la atención que en la última noche de este crucero, dieran especial reconocimiento al equipo de servicio del comedor principal frente a todos los comensales.

Antes de servir el postre, todos los meseros se movilizan hacia la escalinata principal. El maestro de ceremonias primero agradece a los comensales por haber compartido el crucero; y luego exalta el gran trabajo del equipo del restaurante, tanto los meseros como los chefs, por hacer que todo hubiera sido posible. Como cierre, presentan un divertido show de baile.

Algunos apartes del mensaje del maestro de ceremonias:

Buenas noches damas y caballeros. Bienvenidos de nuevo a nuestro hermoso comedor. Esperamos que hayan tenido un día maravilloso y que disfruten el resto de esta noche.

Quisiéramos aprovechar para agradecer a cada uno de ustedes por acompañarnos en este crucero. Esperamos que lo hayan disfrutado tanto como nosotros hemos disfrutado servirles. 

Los chefs están adentro preparando los postres que disfrutarán en unos momentos. Nos gustaría saber con una ronda de aplausos, qué tanto han disfrutado la comida abordo del Navigator of the Seas. [aplausos]

Damas y caballeros, este es el equipo que les sirve desde que sale el sol hasta que se oculta. Es el momento de agradecer a estos hombres y mujeres que les sirven. Un aplauso para ver qué tanto han disfrutado el servicio del comedor. [aplausos]

Mañana cuando desciendan del barco, recibirán las instrucciones para una encuesta online. Por favor tómense unos minutos de su valioso tiempo para enviarnos sus saludos y comentarios, ya que así es como reconocemos el gran esfuerzo de este equipo de trabajo.

Gracias de nuevo a cada uno de ustedes.

Y para finalizar nuestro crucero, este talentoso equipo ha practicado mucho el siguiente show. [bailan «Danza Kuduro» de Don Omar]

¿Les gustaría disfrutar un poco más? Adivinen qué. Deben venir al próximo crucero. [risas]

Damas y caballeros. Muchas gracias. [aplausos]

¿Qué más puede hacer por su gente?

Ahora el acto de contrición: ¿está reconociendo el esfuerzo de su equipo?, ¿lo está haciendo en público?, ¿lo hace periódicamente?

Es común que por el agite diario nos olvidemos de manifestarles nuestro aprecio. Solo un recorderis.