«Productice» sus servicios

Estandarice la prestación de sus servicios. Arme paquetes, defina procesos y establezca un precio estándar. Su equipo y sus clientes se lo agradecerán.

Quienes vendemos servicios sufrimos de complejo de niño diferente: “Lo que aplica para los productos no aplica para los servicios”, “Los servicios son un mundo aparte”, “Es que la gente no los puede tocar”, “No es lo mismo vender productos que servicios”, “Vender servicios es más difícil”, etc., etc., etc.

Es más fácil vender servicios que productos

De hecho en mi experiencia, he encontrado que es más fácil vender servicios que productos. Tienen mínimos costos de inventario, menores dolores de cabeza logísticos, se pueden rediseñar fácilmente para evitar obsolescencia, no son tan fáciles de comparar vs. la competencia (no son caja vs. caja), y al ser la gente el principal componente, puede sacarla del estadio en temas de servicio y atención.

El problema de los servicios no es que sean intangibles (eso se puede resolver fácilmente); el problema es que no los trabajamos de manera estandarizada, claramente definida y con un alcance e implicaciones predecibles. Terminan siendo más arte que ciencia, y esto es un dolor de cabeza no solo para usted, sino para su cliente.