Breve historia de las ventas (IV): China, el imperio del comercio

Fue la primera civilización en conectar con todo el mundo conocido en oriente y por supuesto desarrollaron técnicas únicas que no pierden vigencia.

Cuando en occidente, la hoy llamada Europa, era una mancha de tierra oscura habitada por bárbaros dedicados al saqueo en migraciones caóticas, China ya era un imperio sofisticado y pujante que se apoyaba en una flota mercante y el desarrollo de materiales de lujo como la seda

El agro fue el comienzo

En China, al igual que en Asia occidental, India o África, la mayoría de las personas han dedicado la mayor parte de su tiempo a la agricultura durante los últimos diez mil años. Conocer parte de su quehacer en este aspecto nos permite entender los aportes de esta cultura en el campo del comercio.

En la antigua China, la gran mayoría de la gente vivía en aldeas agrícolas realizando tareas para sembrar, arar, desmalezar, cosechar, almacenar, y alimentarse, vestirse y albergar, moler y hornear pan, fermentar vino, procesar seda, hilado y tela, y así sucesivamente. También se les pedía regularmente que emprendieran tareas comunales, como construir terrazas y diques, cavar canales de agua y trabajar en obras públicas importantes, como murallas y palacios reales.

En el norte de China, el mijo (cereal) fue el cultivo básico, mientras que en la cuenca Yangtze y el sur de China, el arroz fue el alimento básico. La cuenca del Yangtze fue el primer hogar de arroz domesticado, y fue aquí donde se inició el cultivo de arroz húmedo en los arrozales inundados.

En Shang y en los primeros tiempos de Zhou, el ganado, las ovejas y las cabras eran importantes en la economía; la aristocracia también se entregó a grandes expediciones de caza, tanto de comida como de práctica para la guerra.

A fines del período Shang (finales del segundo milenio A.C.), las habas de soya se extendieron al norte de China, agregando una valiosa fuente de nutrición en la dieta. Los esquemas de irrigación a gran escala fueron introducidos y trajeron más tierra de cultivo.

Los desperdicios humanos comenzaron a ser utilizados como fertilizante. La rotación de campo también entró en uso, para mantener el suelo productivo. Los arados tirados por animales permitieron que el suelo rotara más rápidamente, y el uso más amplio de los arados de hierro a partir del siglo V A.C. permitió que el suelo se usara más profundamente.

Hachas y azadones de hierro ayudaron a limpiar nuevos terrenos para el cultivo. A medida que aumentaba la densidad de la población, los animales perdían importancia. Estaban literalmente desplazados mientras los agricultores se centraban más en el cultivo intensivo y mejor para alimentar a sus crecientes números poblacionales.

La necesidad de impuestos alentó a los príncipes y sus asesores a prestar atención a los recursos de sus estados. Ordenaron el desmonte de nuevas tierras para la agricultura e inauguraron proyectos de drenaje e irrigación para aumentar la productividad agrícola. Estas políticas se trasladaron al primer período imperial de las dinastías Qin y Han. La estabilidad política de este último permitió que la agricultura se expandiera a nuevas tierras, especialmente con el asentamiento de regiones cercanas a las fronteras del norte, para ayudar a abastecer a los ejércitos Han allí. Los Han también patrocinaron la difusión de nuevas técnicas de cultivo e invenciones. La propagación de las herramientas de hierro se intensificó, y durante este período se desarrollaron la sembradora y la carretilla.

Campos irrigados desde los ríos, la base fundamental del crecimiento chino.

Industria

Como en todas las demás sociedades de la época, la gran mayoría de la actividad manufacturera tuvo lugar en pequeñas unidades, las casas de artesanos y agricultores. Fue aquí donde se procesaron los alimentos, se hilaron y tejieron los textiles, se tejió la ropa, se produjo la seda, se usaron mantequilla, quesos y otros productos lácteos.

La introducción del uso del hierro fue un gran paso para la fabricación y crecimiento industrial. Los objetos de hierro son mucho más fáciles y más baratos de producir que los de bronce, porque mientras que el hierro se encuentra en muchos lugares de la tierra, el cobre y el estaño no están tan extendidos, y también deben ser cuidadosamente aleados para hacer el bronce. Mientras que el bronce se usaba principalmente en armas y objetos decorativos, es decir, usado solo por reyes y sacerdotes, señores, sacerdotes y altos funcionarios, el hierro podía usarse mucho más ampliamente. Como hemos visto, las herramientas de hierro permitieron a los agricultores ser mucho más productivos.

Desde mediados de la época de Zhou, comenzaron a aparecer algunas unidades de fabricación a gran escala: hay informes de trabajos de fundición de hierro que emplean a más de 200 trabajadores. La experimentación continua llevó a grandes avances tecnológicos. En particular, los chinos desarrollaron hornos más grandes y mejor diseñados, lo que llevó a la invención del acero, más de mil años antes que Occidente. Las armas, incluyendo la nueva ballesta y la armadura, fueron producidas en las fábricas estatales.

Sin duda el culmen de la tecnología y técnicas chinas fue la Gran Muralla.

Pueblos y ciudades

La evidencia arqueológica muestra que las primeras ciudades aparecieron en el norte de China a fines del tercer milenio / principios del segundo milenio A.C., es decir, en el momento de la dinastía Shang. Estas ciudades eran muchas veces más grandes que las aldeas más grandes que habían llegado antes; contenían palacios y templos, y estaban rodeados por grandes muros hechos de tierra batida. Cerca del palacio se encontraban los talleres de muchos artesanos expertos, que proporcionaron al rey y su corte los bellos objetos, entre ellos algunos de los recipientes de bronce más bellos jamás producidos, con los que se rodeaban.

Las grandes ciudades como esta fueron presumiblemente las capitales del estado de Shang (siete se sucedieron durante este periodo). Estas ciudades también florecieron bajo los inicios de Zhou, pero también se fundaron numerosas ciudades nuevas como centros de poder de Zhou en el norte de China. La mayoría de estos originalmente no eran grandes. Eran esencialmente pequeñas fortalezas amuralladas ocupadas por un señor regional, sus seguidores y sus familias, y artesanos y comerciantes que satisfacían sus necesidades.

En los tiempos medios de Zhou (entre 800 y 500 A.C.), a medida que la población y la riqueza aumentaban notablemente, muchas de estas ciudades crecían en tamaño como centros industriales y comerciales. Alojaron una creciente clase de comerciantes y artesanos. Este proceso se aceleró en el último período de Zhou (c. 500-250 aC) a medida que la expansión económica continuaba a buen ritmo. Las ciudades se hicieron más numerosas, algunas funcionaron principalmente como centros comerciales y artesanales en lugar de centros administrativos. En este período, la clase de comerciantes se hizo especialmente más numerosa, más rica y más influyente como clase.

Este desarrollo continuó en los períodos de dinastía Qin y Han. Bajo este último, se estima que China tenía doce o más ciudades con 50.000 o más habitantes. La capital de los primeros Han, Chang’an, tenía un cuarto de millón de habitantes, y de los últimos Han, Loyang, medio millón, ambas entre las ciudades más grandes del mundo en ese momento. La paz y la estabilidad dieron lugar a la expansión económica, en beneficio de las clases urbanas. Algunos comerciantes Han se hicieron extremadamente ricos, especialmente aquellos en las industrias de hierro y sal, y comerciantes mayoristas de granos.

Hoy en día se conservan ciudades tradicionales de la antigua China.

Tecnología

En comparación con cualquier otra región del mundo antiguo, China fue extremadamente inventiva. Desarrollaron el acero, la ballesta, la carretilla y la sembradora. El invento más notable, sin embargo, fue el papel. Esto ocurrió en la corte imperial Han.

El papel resolvió un gran problema que experimentó la burocracia. Hasta ese momento, las tiras de bambú, cosidas y enrolladas en rollos, se utilizaban para documentos. Estos eran difíciles de hacer y pesados para llevar. La seda se usaba a veces para documentos importantes, pero era demasiado cara para el uso diario. El papel era barato y simple de fabricar, y muy portátil. Pronto su uso se extendió rápidamente por toda China.

Comercio

Las rutas comerciales se extendieron a China en los primeros tiempos de la dinastía Shang, pero fue desde mediados de Zhou que el comercio se expandió notablemente. Los gobiernos estatales se convirtieron en promotores activos del comercio y la industria. La acuñación de metales se introdujo en China a fines del siglo V antes de Cristo, y circuló cada vez más ampliamente. Esto facilitó el comercio, y la expansión del comercio llevó al surgimiento de nuevas ciudades y pueblos, y la expansión de los más antiguos, que dejaron de ser solo centros administrativos y se convirtieron también en centros de la industria y el comercio. Las clases urbanas de comerciantes y artesanos aumentaron en número, como hemos visto, y se hicieron más ricos y más importantes.

La estandarización de la acuñación de monedas, el ancho de las carreteras, los pesos y medidas, durante la dinastía Qin le dieron un impulso significativo al comercio en todo el mundo chino, pero fue la dinastía Han la que se benefició de esto. La paz que esta dinastía trajo a China estimuló aún más el intercambio de bienes y servicios. El comercio a larga distancia en todo el imperio Han se expandió de manera particularmente fuerte, y los corredores mayoristas de granos y sal se volvieron extremadamente ricos.

Al mismo tiempo, la conquista del sur de China abrió el comercio marítimo al sudeste asiático. Aunque el sur seguía siendo una zona fronteriza poco poblada (al menos en lo que respecta a los chinos; quizás los habitantes indígenas de la región pensaban lo contrario), se establecieron algunos puertos importantes en la costa. Fue en este período que Cantón comenzó su larga historia como centro de comercio internacional. El comercio marítimo permaneció en gran parte en manos de mercaderes y marinos extranjeros, en su mayoría indios y árabes; pero los hombres de negocios chinos se beneficiaron del manejo de los bienes para la importación y exportación, y del aumento del comercio interno que siempre conlleva el comercio exterior.

Representación de caravana de la Ruta de la Seda

La Ruta de la Seda: Puente a la civilización china

Al revisar con atención los documentos que nos permiten rastrear la evolución histórica de occidente y en particular de su comercio, nos encontramos con que buena parte de los avances que experimentó Europa crecieron exponencialmente gracias al comercio abierto a través de la Ruta de la Seda.

Con china llegaron a occidente técnicas en el tratamiento de materiales y los exploradores occidentales que lograban llegar hasta ciudades importantes llevaban de vuelta por medio de narraciones las formas de asumir el gobierno, pero ante todo, nuevas técnicas de comercio.

Durante el período Han, el comercio internacional adquirió una dimensión completamente nueva. Al imponer su control sobre las estepas del este de Asia central, los Han permitieron que la Ruta de la Seda, esa gran ruta comercial a través de Asia hacia el Medio Oriente y Europa, se estableciera firmemente. Muchos bienes de lujo y exóticos viajaban a lo largo de esta ruta, pero las principales mercancías eran sedas, vendidas por los chinos a cambio de caballos, que necesitaban constantemente, pero que, por más que pudieran, no podían reproducirse en calidad o cantidad suficiente dentro de China propiamente dicha debido a su falta de amplias praderas.


Artículos Relacionados

    Periodista e investigador económico de Bien Pensado. Historiador, escritor y autor de novelas (El Instalador-Manual de Levitación Magnética) y cuentos de ciencia ficción (Relojes que no marcan la misma hora) y género negro. Cofundador del movimiento literario Las Filigranas de Perder. Ha estado vinculado a distintos medios periodísticos, y cree profundamente que la historia de una sociedad se transforma reconstruyendo su imaginario a partir de nuevas propuestas narrativas.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    5 thoughts on “Breve historia de las ventas (IV): China, el imperio del comercio

    1. La verdad que china su cultura su forma de hacer el comercio y demás es una cosa bastante interesante ademas hace poco tiempo veíamos a China como muy lejos de España en cuanto a distancia pero la mejora de los medios de comunicación nos hace verla desde bastante mas cerca,
      Pronto si no lo son ya se convertirán en una gran potencia mundial y no vamos a meternos en comparaciones pero son un poco eso a Fear the Walking Dead en el proximo siglo todos seremos un poco mas chinos

    2. Qué maravillosa cultura.. El detalle y la precisión en todas sus empresas. Un pueblo rico no solo en productos, también en inventiva. Todos los oficios son igual de importantes, por eso es un pueblo con tradición y sentido de pertenencia. Excelente nota. Gracias Carlos.

    3. Que gran esfuerzo para lograr estas notas y darle algo más a la gente que trabaja en ventas para q cambie su rutina q aprenda algo nuevo. Gracias Carlos, gracias Bien Pensado