¿De dónde salen las ideas para escribir?

De dónde salen las ideas para escribir

Crear contenido útil y relevante para nuestras audiencias es sin lugar a dudas una de las formas más efectivas de construir reputación, ser encontrado y permanecer en el radar de los prospectos.

Sin embargo, mantener una rutina que nos permita compartir información de manera regular es un gran reto, el cual comienza con la incubación de ideas. La primera pregunta para el hada de la inspiración siempre será, ¿sobre qué escribir?

Después de haber compartido a la fecha más de 1680 artículos, publicado 380 videos y escrito seis libros, he identificado algunos aspectos que pueden serle de utilidad en su propio proceso.

Qué buscar en las ideas

Las ideas a buscar dependerán del uso que esté pensando darle al material y el formato en el que lo vaya a compartir. En mi caso, trato de que cada contenido cumpla en alguna medida con las siguientes características:

Aplicabilidad

Para que sea relevante para la audiencia y se consuma, busco que el contenido deje una enseñanza, se pueda aterrizar a la realidad del lector y sea en algo replicable a su propia situación. No es el caso o situación que se está compartiendo de determinada industria, sino lo que esa situación representa y puede proyectar para circunstancias similares.

Cercanía

En nuestro caso, dado que nos obsesiona lo ridículamente práctico, propendemos por un enfoque coloquial, descomplicado y sin tecnicismos. Experiencias cotidianas con las que la audiencia se pueda reflejar e identificar, para que se conviertan en inspiración. Situaciones que han experimentado o que consideran que podrían implementar.

Específico

Entre más específica y concreta la idea, más fácil de entender, de asociar y de identificar cuál es el punto. Al contrario, cuando un tema se aborda de manera muy genérica, puede terminar dando recomendaciones demasiado amplias que evitan la aplicabilidad y conexión con la audiencia.

Perenne

Aunque hay temas de actualidad o coyunturales, entre más vigente permanezca, mayor la vida útil del contenido. Esto probablemente no es tan crítico para una publicación en Instagram cuya visibilidad pico será de unas horas, pero muy diferente si es un video para YouTube o un artículo para el blog, donde podrá ser consultado una y otra vez a través de búsquedas futuras.

Dónde encontrar ideas

Hay varias fuentes de inspiración a las que continuamente me dirijo para documentar ideas. Iniciativas, temas o acciones que me llaman la atención por tener algo distinto a lo habitual y que pueden ser valiosas para la comunidad. En muchos casos no sé exactamente cómo las voy a utilizar, o cuál será el enfoque que le daré al contenido, pero siempre las pongo en mis “ideas en remojo” para acudir a ellas cuando sea el momento de crear nuevo material. Mis principales fuentes de inspiración son:

Calle

Es mi favorita por naturaleza. Se trata de recorrer calles, plazas y barrios de ciudades y poblaciones que visito por mi trabajo o por viajes personales. Particularmente me gusta recorrer zonas comerciales, caminar entre la agitada dinámica y hablar con la gente de sus iniciativas, productos y argumentos de venta. Es observar 360 grados de manera intencional, buscando detectar gemas escondidas.

Clientes

Escuche atentamente a clientes y prospectos. Preste atención a sus inquietudes, puntos de vista, comentarios, dolores o dudas. Si ellos las tienen, es muy probable que otros también las tengan. En mi caso, cuando tengo la oportunidad, me gusta conocer a profundidad la operación de una empresa para entender mejor lo que están haciendo y tomar ideas para compartir como analogía para otros.

Comunidad

Personas con las que comparto en redes sociales y que me cuentan lo que están haciendo en sus empresas. Inspiración directa de la fuente para compartir con otros empresarios. La inteligencia colectiva es mucho más poderosa que cualquier “genialidad” individual. Aprender de aquellos que están luchando en las trincheras es infinitamente más valioso que escuchar gurúes desde la teoría.

Publicidad

La publicidad conlleva la propuesta de valor de un negocio. Es el espacio donde quiere mostrar su mejor cara para seducir a clientes potenciales. Lo primero que identifico en una pieza publicitaria es que haya un mensaje relevante, llamativo y que desafíe lo común y trillado del mercado. Podría decirse que soy un “cazador de diferenciales”, siempre atento a mensajes en publicidad exterior, redes sociales, revistas, periódicos, televisión, emails, radio o cualquier vehículo utilizado. Busco marcas con posiciones no convencionales.

Supermercados

Las tiendas por departamento, de especialidades, supermercados o almacenes de comercio son siempre una gran fuente de inspiración. Recorro los pasillos observando mensajes promocionales, exhibiciones especiales y en particular, la comunicación de los empaques de una determinada categoría de productos. Lo interesante de estos lugares es que tienen muchas categorías en un solo sitio, adicional a que encuentra competidores directos en cada una, por lo que puede comparar cómo se posiciona cada marca y si existe algún diferencial que aflore a simple vista.

Libros

Cualquier escritor le dirá que para escribir hay que leer mucho. Es cierto. Leer ofrece varios beneficios para quienes crean contenido: aprende estilos de redacción, amplía el vocabulario, identifica caminos para abordar ideas y además, conoce casos de otras latitudes que le servirán de inspiración para profundizar y adaptar a su propia realidad.

Redes

Si presta atención a lo que publican las personas o marcas que sigue y admira, encontrará muchas ideas afines a su propio sector o intereses. Si bien no tiene que hablar de lo mismo, puede darle un pequeño giro y presentar su enfoque enriqueciendo el análisis desde otro ángulo. Estudiar cómo lo hacen otros le da ideas no solo de temas, sino de formatos y diseños, entre otros aspectos.

Mantenga el radar encendido

Si pudiera resumirle todo lo que hemos hablado en un solo punto sería, viva con las antenas puestas. Mantenga el radar encendido. Escuche y observe con atención. Vea más allá de lo que se muestra. Levante las piedras. Lea entre líneas. Busque historias subyacentes. Haga interpretaciones diferentes de la misma realidad. Manténgase alerta a las señales. No desestime el poder de una pequeña historia.

Las cosas se cuentan solas, solo hay que saber mirar. Hay millones de ideas esperando que las descubra.

Guía de Creación de Contenido

Este libro electrónico incluye todo lo que necesita para hacer la generación de contenido un proceso eficiente, sencillo y extremadamente divertido.