Solo debe ser valiente por un segundo

“Sólo debe ser valiente por un segundo. Y es cuando un cliente pide descuento. Usted amablemente declina y luego explica por qué” – David Gómez (bienpensado.com)